Para los que estén empezando a correr quizá pueda parecer una broma, pero existe un estado del deportista en el que, por entrenar demasiado, se empieza a bajar el rendimiento en competición. Sí señores, este artículo va sobre el temido sobreentrenamiento.

Al principio son todo barreras para salir a entrenar: cansancio muscular, agujetas, falta de motivación, etc. Pero cuando se le ha cogido el tranquillo a esto de correr y se empieza a ver el progreso, muchas veces es difícil parar. Si, además, empezamos a entrenar de manera constante para alcanzar un objetivo ambicioso para el que hay que hacer un volumen elevado de kilómetros (un maratón, por ejemplo) o no tantos kilómetros pero a unos ritmos exigentes (léase “la prueba de las oposiciones“), corremos el peligro de pasarnos de rosca y de empezar a retroceder en nuestras marcas.

Vamos a ver cuáles son los síntomas más comunes de estar sobreentrenado, qué lo puede causar y lo más importante: cómo evitar caer en el sobreentrenamiento.

Síntomas del sobreentrenamiento

Cuando se está entrenando de cara a un objetivo, a no ser que estemos a niveles de élite o cercanos a ella, casi siempre se progresará entre ciclos de entrenamiento, de ahí que insistamos tanto en que lo más importante para progresar es no lesionarse y seguir un plan de entrenamiento.

Sin embargo, dejar de progresar en volumen de kilómetros semanales o en el ritmo objetivo de determinadas series puede ser el primer síntoma de que estamos sobreentrenados. A partir de aquí, podremos evaluar si realmente lo estamos o no.

Bajada del rendimiento de manera prolongada

Todos podemos tener una semana mala en la que no somos capaces de completar varios entrenamientos o vamos más lento de lo habitual, ya sea porque hayamos tenido más estrés en el trabajo, porque hayamos comido mal o si hemos descansado peor de lo que deberíamos. No tendría por qué significar que estamos sobreentrenados.

Pero si esta bajada del rendimiento se produce de manera prolongada, durante más de 3 o 4 semanas, es el síntoma más importante a la hora de determinar que hemos caído en el sobreentrenamiento.

Cansancio muscular o agujetas constantes

No se debe confundir con el cansancio que sentimos tras un entrenamiento o al día siguiente de una sesión dura, ya que a veces tras entrenamientos de calidad, al día siguiente no estaremos al 100%.

Pero si el cansancio está generalizado e incluso persiste tras dos o tres días de reposo, seguramente nos encontremos en este estado de haber entrenado más de la cuenta.

Frecuencia cardíaca en reposo elevada

Es uno de los valores más utilizados a la hora de determinar si se está sobreentrenado o no. Si la frecuencia cardíaca en reposo y nada más levantarse es considerablemente mayor a la habitual, es más que posible que no estemos pudiendo recuperarnos adecuadamente de los entrenamientos, por lo que sería un síntoma claro de fatiga crónica.

Mayor facilidad para coger resfriados

Si en las últimas semanas hemos cogido catarros o resfriados y no es habitual, es posible que el entrenamiento nos esté afectando. Cuando se está sobreentrenado, las defensas bajan y por tanto somos más susceptibles a caer enfermos.

Irritabilidad, falta de concentración e indicios de depresión

Estos síntomas pueden ser el resultado de muchos otros factores, pero son síntomas también de estar quemado deportivamente hablando.

Cuando se está en este estado la mente también se ve afectada y cuesta más mantener el foco en una tarea, somos más susceptibles a los comentarios de otra gente, a las situaciones que se nos presentan y podemos acabar desarrollando un cuadro depresivo si no se ataja pronto.

Causas del sobreentrenamiento

Hay varios que afectan a que el sobreentrenamiento acabe produciéndose en el corredor o deportista.

Sobreentrenar

Quizá es la más obvia pero merece ser mencionada para aclarar que es muy diferente sobreentrenar y “entrenar ligeramente por encima de nuestra capacidad actual”.

El plan de entrenamiento tiene que producir unos estímulos en el cuerpo para que seamos capaces de adaptarnos y así progresar. Pero si la diferencia entre los estímulos que le estamos proporcionando al cuerpo y los que es capaz de asumir es muy grande, éste se va resintiendo y no es capaz de recuperarse.

No recuperar adecuadamente

Hemos estado dando al cuerpo más estímulos de los que era capaz de asumir, pero luego además no hemos podido recuperarnos de ellos. La recuperación es una parte crucial para progresar y para que los entrenamientos los pueda aceptar el cuerpo sin caer en la fatiga crónica.

Si durante un período prolongado hemos descuidado la hidratación, no hemos comido todo lo bien que deberíamos o no hemos sido capaces de dormir las horas que nos tocan como para recuperar los esfuerzos del entrenamiento, tenemos todas las papeletas para que el cuerpo no sea capaz de lidiar con los estímulos y acabemos sobreentrenados.

Obsesión por el running

La realidad es que, por suerte, es muy raro que acabemos sobreentrenados. El cuerpo es sabio y, cuando se está a punto de entrar en este estado, sabe mandarnos señales para que no seamos capaces de seguir entrenando o que tengamos que hidratarnos mejor y echarnos esa siestecita para recuperar.

Pero el ejercicio físico, como pasa con las drogas, puede ser adictivo. Esta adicción se debe a la producción de endorfinas y dopamina que se genera cada vez que salimos a correr — eso que algunos llaman runner’s high — y si no se es capaz de controlar esa obsesión, puede resultar en que salgamos a entrenar cuando no deberíamos.

Cómo prevenir el sobreentrenamiento

Sólo viendo las causas del sobreentrenamiento ya deberíamos tener claros los pasos que deberíamos llevar para intentar evitar que caigamos en un estado de fatiga crónica.

Sigue un plan de entrenamiento e intenta no salirte de ahí

A todos nos gusta progresar lo más rápido posible, pero cuando se trata de avanzar hacia un objetivo deportivo, el “poco a poco” debe ser nuestro lema. El cuerpo debe adaptarse al entrenamiento y eso sólo sucede cuando le damos el tiempo adecuado.

Una buena idea puede ser ceñirse a un plan de entrenamiento para conseguir determinado objetivo y no desviarse de él, tanto en volumen de kilómetros como en ritmos de series. Cuando estamos muy ansiosos por conseguir algo podemos caer en el error de alargar los rodajes 15 o 20 minutos o de hacer las dos últimas series de un entrenamiento a tope porque nos vemos con más fuerzas. Es tentador, pero a largo plazo puede pasarnos factura.

Mantente hidratado antes, durante y después de los entrenamientos

La hidratación es una pieza clave de la recuperación y sobre todo hay que prestarle atención en las horas alrededor del entrenamiento.

Dependiendo de nuestro nivel, volumen y objetivo, las necesidades de hidratación serán muy diferentes, pero es algo a tener en cuenta todos los días.

Come comida nutritiva

Prácticamente va de la mano con la hidratación, pero no está de más dedicarle un apartado. Lo que comemos es la gasolina de nuestro cuerpo y, si le estamos metiendo combustible de baja calidad, el cuerpo estará recibiendo las calorías pero no los nutrientes que debería; de ahí las famosas “calorías vacías”.

La comida basura y precocinados — valga la redundancia — están muy buenos pero se tienen que ver como alimentos para tomar esporádicamente. Si nos basamos en ellos para nuestra dieta diaria, aparte de no controlar efectivamente el apetito, seguramente no estemos cumpliendo con nuestras necesidades de vitaminas y minerales, aspectos cruciales en corredores.

Duerme las horas que te pida el cuerpo, no menos

Vivimos en un mundo ajetreado, con mucho estrés y con muchas alarmas. Si tenemos que levantarnos por las mañanas a una hora determinada y temprana, no queda otra que irse a dormir antes de lo que querríamos.

No voy a entrar en cuántas horas hay que dormir porque eso depende mucho de la persona y es el cuerpo el que nos tiene que ir diciendo cuánto tenemos que dormir. Pero si no nos es posible dormir todo lo que deberíamos por la noche, una siesta corta tras la comida siempre puede ayudar.

Así que éste es el sobreentrenamiento tan famosos del que hablan algunos. Por suerte no suele llegar a desarrollarse por completo porque el cuerpo nos avisa antes, pero no está de más seguir unas buenas prácticas que, aparte de prevenirlo, nos pueden ayudar a progresar de manera más rápida y a evitar lesiones.

¿Habéis estado alguna vez en este estado? ¡Hablamos en los comentarios!

Cada vez está más calentito el ambiente y no sólo por lo que marcan los termómetros sino también por la temperatura que ha adquirido ya el mercado, metido en pleno apogeo de la época de rebajas estivales que de manera general se iniciaron en este mes de julio y que se mantendrán también durante el mes de agosto.

Podríamos discutir sobre si el verano es más apetecible para practicar deporte ya que hay más horas de luz, temperaturas más benevolentes, menor probabilidad de lluvia, posiblemente tengamos algún período de vacaciones, … o si, por el contrario, se dificulta más por las altas temperaturas que nos llevan, en muchas ocasiones, a recurrir a las primeras o últimas horas del día para practicar nuestro deporte favorito.

Éste es un asunto en el que posiblemente no nos pongamos de acuerdo pero en lo que dudo que tengamos la más mínima duda es en que estamos en una época propicia para las compras y que merece la pena estar ojo avizor porque podemos encontrar cosas muy interesantes que nos permitan ahorrarnos una buena cantidad de dinero.

Una de las primeras estrategias es la de buscar las “penúltimas versiones” que suelen bajar bastante de precio porque las tiendas quieren deshacerse de lo que les queda, para poder vender a precio normal las versiones recién lanzadas. Y también es interesante mirar hacia el material de entretiempo e invierno, pues las tiendas suelen intentar deshacerse de las cosas de la temporada anterior antes de reponer las cosas de la nueva temporada.

Cada uno tendréis unas necesidades o preferencias pero hemos estado buceando a fondo entre nuestros productos para tratar de descubrir algún tesoro oculto o cosas que pueden resultar interesantes de manera más o menos general así que, a continuación os ofrecemos unas cuantas sugerencias agrupándolas en las principales categorías que manejaos: Zapatillas, Ropa y Tecnología principalmente.

¡Esperamos que os sean útiles!

Zapatillas de entrenamiento

Como siempre, empezamos por las zapatillas, que es donde más se mueve el mercado por la gran cantidad de modelos que se lanzan en esta época y que hacen que bajen bastante de precio las versiones y modelos de colecciones anteriores que, obviamente, siguen siendo igual de buenas que cuando se lanzaron hace apenas unos meses. ¿Por qué no probar con alguna de las 20 zapatillas más vendidas en Runnics en 2017, o con las que os comentábamos en el especial con las mejores zapatillas para mujeres corredoras?

En general, si buscáis un poco, tanto en esa lista como, en general, podéis dar con bastante chollazos rondando el 50% de descuento (incluso más) sobre el precio de salida que tenían hace un año o menos. En algunos casos, es porque ya quedan pocas tallas y colores pero, en otros, aún hay mucha oferta y puede ser justo éste el momento de lanzarse a por ellas.

Qué me decís de unas Nike Pegasus 34 o unas Nike Pegasus 34 Mujer que, además de ser muy versátiles para muchos tipos de corredores, ritmos y pisadas, tienen un precio de salida bastante razonable y, ahora que están ya a la venta las Nike Pegasus 35, han bajado aún más de precio. Como es un modelo que está en tantísimos colores, es fácil que encontréis alguna que se amolde a vuestras preferencias y tallas.

Algo parecido ocurre con las Adidas Energy Boost 4, Adidas Supernova Glide 9 y Adidas Supernova ST que, para quienes gusten de las zapatillas rodadoras y de amortiguación blandita son geniales y que, al ser sustituidas por las nuevas Adidas Solar Boost, Adidas Solar Glide y Adidas Solar Drive podemos encontrarlas también a buenos precios. ¡Bendita sea la familia Solar!

Otro de los clásicos en rebajas para los “caza gangas” suelen ser las penúltimas versiones de algunas de las Asics y, para quien guste de las berlinas rodadoras para entrenar, iría directamente a buscar unas Asics Gel Cumulus 19 o Asics Gel Cumulus 19 Mujer que se han puesto bastante jugosas que nos permite prácticamente tener jamón pata negra a precio de jamón de sobre.

Un efecto secundario de la incorporación de las Saucony Ride ISO ha sido la bajada de precios de las Saucony Ride 10 y las Saucony Ride 10 Mujer que, aunque no tengan el ISOFIT integrado, algunos las consideran mejores que sus hermanas renovadas. Cuestión de gustos, la verdad, porque tanto la versión actual como la anterior me encantan, cada una destaca en una cosa.

Hasta ahora, todo han sido zapatillas neutras pero no os preocupéis quienes necesitéis soporte porque con las Asics GT-2000 5 y Asics GT-2000 5 Mujer se cubre una gran diversidad de perfiles de pesos ligeros, medios e incluso altos para pronaciones leves o medias. Eso sí, si os gusta este tipo de zapatillas, no dejéis de tantear las Asics GT-2000 6 que han dado un salto de calidad tremendo, han sido una de la renovaciones más sonadas de Asics de los últimos meses.

Zapatillas mixtas y de competición (voladoras)

Si lo que buscáis son zapatillas rápidas, considero condición prácticamente imprescindible la de estar sondeando periódicamente el mercado porque es un segmento de zapatillas que está tan fuerte últimamente y con tantos modelos que pueden aparecer ofertas incluso fuera de la época de rebajas.

Hace poco os elaboramos un artículo con las mejores zapatillas mixtas para correr pero, estén en esa lista o no, bucead un poco a ver qué encontráis porque seguramente descubráis cosas chulas a buenos precios o incluso a precio de derribo como pasa con dos zapatillas de Asics en su versión de hombre y mujer: Asics Noosa FF y Asics Noosa FF Mujer si no necesitáis soporte y queréis unas mixtas dóciles o si gustáis del triatlón y las Asics Roadhawk FF y Asics Roadhawk FF Mujer si necesitáis un poquito de soporte. Tiradas de precio, vamos y bien chulas que son, vaya.

Siguiendo con marcas japonesas tanto se dejan querer mucho dos de las estrellas de la colección de otoño – invierno de 2018. Por un lado, las Mizuno Wave Shadow y Mizuno Wave Shadow Mujer que ya tienen sucesoras pero que únicamente cambian el upper, lo que quiere decir que en Mizuno están contentos con cómo ha funcionado la primera versión. Y las Mizuno Wave Sonic y Mizuno Wave Sonic Mujer que, aunque aún no tengan sucesoras, están también a un precio muy bueno por lo que es un momento genial para tener unas buenas voladoras muy polivalente que, encima, son totalmente actuales.

Cerramos la terna de sugerencias con las New Balance FuelCore Sonic y New Balance FuelCore Sonic Mujer, de tacto seco pero muy amplias de horma, extremadamente suaves y con el cierre tipo BOA que tan de moda está actualmente. Imprescindible probarlas si os gusta el triatlón de media y larga distancia.

Zapatillas para trail running

Ah, que sois de salir a correr fuera del asfalto, pues no hay problema y, si bien podéis empezar por tantear alguna de las que os seleccionamos en su momento como las 7 mejores zapatillas de trail running, apuntar la siguientes sugerencias.

Unas de las decanas del pelotón que no necesitan presentación por la cantidad de años que llevan entre nosotros y por haber sido en su día unas de las reinas del trail running: Asics Gel Fuji Trabuco 6 y Asics Gel Fuji Trabuco 6 Mujer. Muy versátiles, con opción de elegirlas con membrana impermeable de Goretex, más dinámicas y adaptables que siempre, … típica zapatilla para quien no quiere complicarse la vida y quiere hacerlo todo con la misma.

Sin salir de Asics, para quienes quieren algo un poco más dinámico y para los que quieren subirse a la moda del sierre tipo BOA, las Asics Gel Fuji Rado y Asics Gel Fuji Rado Mujer que, como parten de la base de las FujiAttack 5, aseguran sus buenos resultados, también en una gran variedad de terrenos.

No podéis dejar de mirar hacia los alemanes de las tres franjas porque poquito a poco han ido asentando su gama Terrex, lucida en lo más alto de varios Campeonatos del Mundo gracias a Luis Alberto Hernando. Ahora mismo, si tuviera que quedarme con alguna, lo tendría claro: para entrenar, unas Adidas Terrex Agravic y Adidas Terrex Agravic Mujer y, para competir, unas Adidas Terrex Agravic Speed y Adidas Terrex Agravic Speed Mujer, impresionantes ambas, cada una en lo suyo.

Textil deportivo

Vestir los pies es lo más importante porque es lo que nos hace de nexo de unión entre el suelo y nosotros pero no podemos ir por ahí desnudos así que conviene echarle un vistazo a la sección de ropa para running aunque aquí sí me centraría sobre todo en buscar cosillas de entretiempo e invierno, que es donde se encuentran las mejores gangas ahora mismo.

Podéis empezar con las camisetas, directamente con las de manga larga y ahí conviene mirar ahora mismo hacia Odlo donde tenéis dos ejemplos claros en las Camiseta Manga Larga Odlo Quagg Seamless y Camiseta Manga Larga Odlo Tebe Mujer.

O si sois más frioleros y le sacáis más partido a las sudaderas, no está nada mal la Camiseta Manga Larga Nike Core Half Zip.

Para la parte de abajo, ni para frío ni para calor, nos quedamos en el punto intermedio, en el de las mallas piratas y, por lo que he visto, imprescindible mirar alguna de las cuatro que os indico a continuación: Mallas Piratas Mizuno Biogear BG3000 Mujer, Gore Wear R3, Adidas Response Q3 Mujer, Adidas Response.

Aunque, tranquilos, que también hay cosas veraniegas como la camiseta de tirantes Asics Fitted, en tres colores y un precio más que razonable.

He intentado poner cosas de mujer y de hombre pero, llegando a los pies ya la cosa de complica para ellos y se facilita para ellas que tienen dos ofertas más que interesantes con algunos de los mejores calcetines que he utilizado nunca. En altura normal tenéis los X-Bionic Speed Two Mujer, casi tan buenos como los X-Bionic Marathon y, si os gustan los de compresión de pantorrilla entera, probar con los Calcetines de compresión CEP Pro+ 2.0 Run Mujer.

Tecnología: Pulsómetros y GPS

En este apartado os ahorro el sermón porque, después del artículo con las siete razones para entrenar con pulsómetro entiendo que ya todos estáis concienciados de las ventajas que tiene este tipo de dispositivos así que vamos directamente a la faena.

El primero, un clásico que lleva la tira de años demostrando su fiabilidad y por el que parece que no pasan los años, el Polar V800 con cinta pectoral por debajo de los 300 euros.

O si queréis apurar al máximo sin renunciar a tener un poco de todo, el Polar M200 lo tenéis por apenas cien euros y, mientras no le pidáis rendimiento en GPS donde mide regularcillo, va muy bien y es muy fácil de usar.

Pero donde más a gusto me encuentro sea quizá en los de gamas medias que rayan un nivel altísimo como queda patente con ejemplos como el Suunto Spartan Trainer Wrist HR o el Garmin Forerunner 235. ¿Cuál? El que más os guste, los dos satisfacen generalmente a todo el mundo y tienen muy buena relación calidad / precio.

Y, por último, si sois un tanto geeks y os gustan los que se acercan al mundillo de los smartwatches, vuestro reloj posiblemente sea el Polar M600 que está prácticamente a mitad de precio y va muy bien.

 

¿Cuáles son vuestros esenciales de rebajas? Puedes contarnos, en los comentarios, todo lo que aprovechas para comprar en época de rebajas.

Correr, como la mayoría de los deportes nos ayuda a liberar estrés y endorfinas, a olvidar problemas, nos hace ver la vida de otro color, nos enseña muchas cosas, nos ofrece experiencias únicas y, por supuesto, nos ayuda a mantener una mejor salud, no sólo del cuerpo sino también de la mente, a mantenernos en forma. ¡Bendito sea el running!

Pero, como pasa con el resto de cosas de la vida, no todo es color de rosa y no siempre somos capaces de tener las fuerzas, ganas y motivación suficientes para correr o, aun teniéndolas, sentimos que van disminuyendo, que se nos van agotando las reservas y que cada vez nos cuesta más encontrar la razón para salir a correr.

Por eso hemos elaborado este artículo con el objetivo de ayudaros no sólo a reencontrar la motivación, si es que habéis llegado a perderla, sino también a potenciarla para que nunca os falte.

Muchos consejos os parecerán auténticas perogrulladas y puede que sea cierto en gran parte e incluso que ya seáis conscientes de que debéis hacer cosas así para mantener la motivación pero, como os comento casi siempre que escribo artículos con consejos para correr, el mero hecho de verlos por escrito y que parezca que os los dice otra persona, que no sois vosotros mismos, parece que les da más fuerza y que hacen más efecto, al menos, a mí me pasa. Así que que os animo a leerlo, aunque sea en una pasada rápida porque os pueden ser útiles, seguro.

¡¡¡Vamos a correr, ánimo!!!

1.- Disfruta con lo que haces…

…y haz aquello que más te hace disfrutar.

Aunque parezca una sinestesia o suene paradójico, una de las grandezas de correr es que se puede sufrir y disfrutar a la vez o, como me gusta decir: disfrutar sufriendo.

Me refiero a que aprendas a disfrutar de esa sensación de que te va faltando la respiración, se te acelera el pulso, empiezas a notar cansancio en las piernas, etc. No se trata de sufrir por sufrir ni hace falta que vayamos todo el rato a tope pero es que, aun yendo “de tranqui”, sientes ese cansancio, tendrás días en los que te cuesta más correr, así que disfruta porque son gajes del oficio.

Por supuesto, potencia aquello que más te hace disfrutar y elimina de raíz lo que no te guste o te genere un estrés innecesario. No te gusta hacer series o estar todo el rato mirando el crono para ver el ritmo, ¡pasa de ello!, sal sin reloj o no utilices pulsómetro GPS. Lo pasas mal en las bajadas peligrosas, no las hagas, hay mucho trail sin tanto nivel técnico.

Y, tanto en un caso como en otro, deléitate con todo lo bueno que te ofrece el correr, observa cómo vas mejorando, en tiempos o simplemente en sensaciones, cómo mejora tu vida tanto a nivel físico como mental.

Disfruta, disfruta y vuelve a disfrutar, así de sencillo.

2.- Escucha tu cuerpo y tu mente…

…y adapta lo que haces a lo que te vayan diciendo.

Bueno, maticemos un poco porque a algunos el cuerpo y la mente parece que sólo le piden que se quede en casa tumbado en el sofá tomando una cerveza o refresco mientras ve la tele o echa una partida a algún videojuego.

Me refiero a que, si estás más cansado de lo habitual (el niño no te ha dejado dormir, demasiado trabajo, etc.) no te fuerces en hacer el entrenamiento tan duro que te tocaba hoy, tómatelo con calma e incluso no lo hagas y tómate un día de descanso.

Del mismo modo, si un día te notas más inspirado de la cuenta, por la razón que sea, date un homenaje y corre más rápido o más lejos de lo que te tocaba, aprovecha ese subidón de ánimo. Eso sí, ten en cuenta que a lo mejor al día siguiente pagas las consecuencias por haberte pasado pero, que te quiten lo bailado.

3.- Ponte objetivos y retos…

…que sean motivantes pero alcanzables.

Este consejo es poco original porque no es sino la transcripción al mundo del running de lo que siempre se ha dicho de que los objetivos deben ser “SMART”: específicos, medibles, alcanzables, realistas y en tiempo.

Como le dijo el conejo a Alicia, “Si no sabes a dónde vas, ¿qué importa el camino que elijas?” así que, piensa en algún objetivo que te sea retador para que el hecho de pensar en lograrlo te motive pero, claro, sé sensato y ponlo alcanzable no sea que se convierta en lo contrario, una especie de demonio que te machaca cuando ves que no sólo no lo alcanzas sino que cada vez está más lejos.

Da igual que sea un objetivo aparentemente pequeño porque tan válido puede ser “conseguir correr 30 minutos seguidos 4 días a la semana” como “hacer una maratón en menos de tres horas”, lo importante es que a ti te sirva como punto de referencia, como meta y que te ayude a encontrar una razón para prepararte para ello y a lo que aferrarte en los momentos de bajón.

4.- Sé constante…

…pero no te obsesiones.

La constancia es la clave de la mejora y, por extensión, del mantenimiento de la motivación pero tampoco hay que sacar las cosas de quicio y pensar que, por estar unos días sin correr por exámenes, enfermedad o lo que sea vamos a perder el trabajo hecho durante meses atrás.

Es mejor meter todos los días un euro en la hucha que meter un día un billete de veinte euros y luego estar diez días sin meter nada. Es decir, es mejor hacer tres o cuatro días a la semana de diez kilómetros que salir uno o dos de veinte o veinticinco aunque en ambos casos se sume un kilometraje y tiempo similares.

Por cierto, si consigues que esa constancia se convierta en hábito, te sales y lo bordas. Consejo para conseguirlo: tómalo como si fuera una especie de “obligación no forzada”. Es decir, asume que tal y cual día tienes que salir a correr y hacer no sé cuántos kilómetros y no lo desplaces de ahí salvo causa realmente justificada.

5.- Créate tus propias contraexcusas…

…para derrotar a las excusas.

Quizá ha quedado un poco rebuscado el título pero es muy sencillo: para cada “ay, qué mal porque…” encuentra o crea un “no pasa nada porque…”.

Ejemplo práctico: para el típico “uf, no veas qué calor, casi hasta quema el suelo, así no hay manera de salir a correr” dite que “no hay problema, cojo el cinturón de hidratación y así hecho un par de sorbos por el camino” o “vale, hago la ruta por aquélla calle de la fuente y sí me remojo a mitad del entrenamiento”.

Encontrar contraexcusas es tan sencillo como poner excusas, sólo es cuestión de practicarlo un poco y verás qué fácilmente las creas.

6.- Varía lo que haces, prueba nuevas experiencias…

…incluso aunque no sean puramente de correr.

Si haces siempre lo mismo, corres por los mismos sitios, etc. al final te entra complejo de hámster así que prueba a ir por caminos que no conoces, diferentes ritmos distancias, superficies. Lleva siempre unas zapatillas en el coche o en los viajes, ve corriendo a hacer los recados.

Te aseguro que verás las cosas de manera diferente y, el mero hecho de sentirte fuera de tu entorno o, como se suele decir, de tu zona de confort, te genera nuevas experiencias y recompensas.

Ah, cuando digo variar, también me refiero a probar a correr en la pista o en la cinta porque, si no lo has probado nunca, podría sorprenderte el juego que dan esos dos recursos que son mucho más que “el sitio para hacer series” (en el caso de la pista) y “donde me pongo a correr cuando hace frío, llueve o no tengo tiempo” (en el caso de la cinta).

Es más, aunque me haya centrado en variar cómo y dónde corres, hazlo extensivo también a otras modalidades o deportes porque, aunque no sean lo mismo que correr, sigues haciendo deporte, mantienes la forma y, en definitiva, la motivación.

¿Qué tal un chapoteo en la piscina o un paseo en bici, un poquito de trekking o correteo por la montaña, … te atreves con un triatlón… y con unas clases de estrés metabólico (p. ej. Crossfit) o tonificación (p. ej. Bodypump)? Alternativas tienes a cientos.

7.- Cómprate nuevo material…

…y úsalo, claro.

Lo llevamos en los genes y lo reforzamos desde pequeños: ¡cómo molan los regalos!

Pues aprovéchalo, autorregálate algo de material aunque no lo necesites aún y verás cómo sube tu nivel de motivación, no deja de ser un premio.

Y, si no, si quieres ser más pragmático, piensa que, al haberlo comprado, una vocecita dentro de tu cabeza te dirá que “oye, que te has gastado una pasta en esas nuevas zapas, tendrás que salir a correr para amortizarlas, ¿no?”.

8.- Comparte tu afición…

…en el sentido más amplio de la palabra “compartir”.

No me refiero a que te hiperconectes y estés todo el día subiendo a las redes sociales o blogs las fotos y entrenamientos que has hecho sino que voy más allá: busca compañeros de fatigas, sal con gente a correr, busca algún club, etc.

Hay mil opciones que te pueden permitir mayor o menor grado de compromiso por lo que puedes disfrutar tanto si eres de los que no salen nunca sin compañía como si te agobia un poco el verte obligado a ir a entrenar siempre con el club. Si no lo has probado nunca, verás cómo cambia la historia de salir solo a ir con el grupo.

Ah, por supuesto, no olvides hacer alguna foto de vez en cuando y escribir unas líneas en tu Facebook, Twitter, Instagram o lo que utilices, que eso también forma parte del mundillo y el intercambio de mensajes y cachondeo que suelen dar mucho juego y suben el ánimo a cualquiera.

9.- Compite tanto como te apetezca

…y tómate un respiro o paréntesis cuando lo estimes oportuno

El deporte lleva implícito una gran parte de superación, me da igual que hablemos de un élite o de un popular, todos competimos, aunque sólo sea contra nosotros mismos porque va innato en nuestra condición humana.

Así que aprovéchalo para motivarte, me da igual si es inscribiéndote a mil carreras o simplemente compitiendo contra lo que dice tu cronómetro en tus entrenamientos.

Es más, si quieres mejorar tiempos y tienes idea de buscar un puntito más cada vez, compite a menudo, aunque sea con cero presión, sin que sea estrés añadido, simplemente como algo diferente a lo del día a día, como un entrenamiento con dorsal. Verás que esa sensación de las mariposas en el estómago que revolotean antes de la competición son una de las mayores motivaciones que existen y que, aun cuando eso te suponga estrés, cada vez lo vas controlando mejor y lo disfrutas más.

Eso sí, si ves que te agobias, que te genera más estrés que disfrute, que no te apetece por la razón que sea, tómate un ligero y sabroso paréntesis, desconecta temporalmente porque no pasa nada, ya volverás, te lo aseguro.

¿Qué os han parecido los consejos, os han gustado? Si habéis echado en falta alguno o queréis compartir vuestros truquillos para mantener y potenciar la motivación, por favor, no dudéis en decirlo en las sección de comentarios porque seguro que nos vienen bien a todos ya que, quien más y quien menos hemos tenido algún momento de bajón al correr.

¡¡Disfrutad!!!

Por extraño que pueda parecer, aún quedan deportistas que no terminan de ver la utilidad e importancia de utilizar un pulsómetro en sus entrenamientos, competiciones e incluso en la vida diaria. Está claro que no es un accesorio imprescindible y que se puede vivir y entrenar perfectamente sin él pero es una pieza que todos deberíamos incluir o tratar de incluir en nuestro kit de herramientas, seamos deportistas profesionales o aficionados que practican deporte de manera ocasional.

A continuación, os indicamos siete razones que nos permiten dar soporte a esta afirmación tan contundente y añadimos también al final una lista de sugerencias con algunos de los pulsómetros que consideramos más interesantes actualmente.

Aunque utilicemos la palabra “pulsómetro”, en realidad nos vamos a referir continuamente a los actuales dispositivos electrónicos deportivos que incluyen, además del pulsómetro y las funcionalidades básicas de un reloj – cronómetro “de toda la vida”, capacidades para el posicionamiento (GPS, GLONASS, …), para realizar mediciones o estimaciones de infinidad de parámetros sobre el movimiento, actividad diaria, … incluso son capaces de comunicarse con teléfonos móviles, actuar como reproductores de música, etc.

Es casi como llevar un ordenador en la muñeca y, al ritmo que van evolucionando, ya es posible tener, por unos precios bastante contenidos, pulsómetros que hacen muchas cosas y muy bien, al nivel de lo que hace apenas unos años habría parecido prácticamente algo del futuro.

No entraremos en valoraciones sobre si es mejor con banda pectoral o sensor de pulso integrado, si conviene activar o desactivar una u otra tecnología de posicionamiento, sino que simplemente vamos a daros siete consejos que creemos que os pueden ayudar al tomar la decisión de adquirir (y utilizar) un pulsómetro en vuestros entrenamientos.

Si sois de los que aún no tenéis uno en vuestra muñeca, este artículo os interesa y, si ya lo tenéis, también porque posiblemente descubráis nuevas utilidades a esos pequeños (o no tan pequeños) que nos acompañan en los entrenamientos.

1.- Te da mucha información

Lejos queda la época en la que estaba de moda tener un reloj con cronómetro en la muñeca y también hace mucho de aquéllos primeros pulsómetros, que en los años noventa, algunos empezamos a utilizar y que ahora se quedan obsoletos en comparación con los más básicos actuales.

En la actualidad, incluso los pulsómetros de gamas medias son completísimos y te ofrecen no sólo el dato del pulso sino que también te permiten conocer, con mucha precisión, datos instantáneos y medios de ritmo, velocidad, metros ascendidos o descendidos, altura, cadencia, consumo calórico, temperatura, oscilación vertical, etc.

Además, esa información no te la da sólo durante las sesiones de entrenamiento o competiciones sino que está durante todo el día contando los pasos que das, si estás parado mucho tiempo, es decir, continuamente monitoriza tu pulso.

No por tener más información va a ser mejor, porque lo primero es que sea información que sabemos interpretar y, lo segundo, que esa medida real o estimada, sea fiable, consistente, constante, con error acotado, etc. Es decir, no hace falta que penséis en aquél pulsómetro que os dé un millón de datos sino en aquél que os entregue los datos necesarios para que vosotros podáis procesar la información.

2.- Generalmente es información (bastante) objetiva y no te miente

No existen las medidas perfectas, ni en los pulsómetros ni en nada en la vida. Todas las medidas, por precisas que sean, tienen un pequeño margen de error. La clave es buscar el compromiso entre la capacidad para medir, la precisión que se puede alcanzar y la utilidad que puede tener el buscar una mayor o menor precisión.

Los pulsómetros actuales alcanzan precisiones muy buenas en la mayoría de las medidas que hacen, al menos en las principales pero, como es lógico, no pueden compararse con p. ej. el aparataje médico a la hora de indicar el pulso. Pero, ¿realmente nos es crítico saber si el pulso indicado es 100% preciso o si está dos o tres pulsaciones por encima o por debajo?

Os aseguro que es indiferente y, es más, hay tantísimas variables que pueden afectar al pulso que, aun teniendo una medición totalmente precisa, seguiríais teniendo incertidumbre a la hora de utilizarlo porque, ¿con qué lo estáis comparando: con umbrales que determinasteis varios meses atrás? ¿habéis pensado en que a lo mejor ese día estáis más cansados y de poco os vale intentar correr con el mismo pulso que el día que estáis descansados?

Lo mismo lo podéis extrapolar a otras medidas como el GPS porque ¿realmente es relevante saber si estáis corriendo a 3’59’’/km o a 4’01’’/km, si os indica que habéis corrido cincuenta metros más o menos en vuestra media maratón?

Además, incluso con mediciones totalmente precisas, hay que llegar a un compromiso con la tecnología y, si p. ej. queréis que el pulsómetro indique el pulso o ritmo instantáneo de verdad, se moverán tanto y tan rápido los números que os volveréis locos como pasa en las aceleraciones.

Por lo tanto, dentro de unos límites y con dispositivos medianamente decentes, la información que os van a dar va a ser, en la mayoría de los casos fiable, objetiva y, sobre todo, no te va a mentir. Sí, sí, aunque estés bufando y vayas moribundo, no va a tener ni un reparo en decirte delante de tu cara el ritmo y, si me apuras, algo en plan, “oye, vas tan lento que se te van subiendo los caracoles por las piernas”.

3.- Te ayuda a conocerte mejor

Soy ferviente defensor de la frase “entrena con pulsómetro para competir con él”, es decir, presta atención a lo que te indican los dispositivos que utilices y a las sensaciones que tienes en cada momento para que cada vez te conozcas mejor y dependas menos de ellos.

Las mediciones más precisas son las del propio cuerpo pero también pueden verse condicionadas por la parte subjetiva así que lo ideal es conseguir aunar lo mejor de lo objetivo y lo subjetivo y, teniendo como base lo que indica un pulsómetro, adaptarlo a cada instante concreto en función de nuestras sensaciones.

Calor, descanso, nervios, hidratación, … todo eso puede hacer que, aunque vayamos en rango de pulsaciones estemos pasándonos, podemos ir con un pulso bajo pero porque nos hemos agotado.

Aprende a conocerte mejor y entrenarás y competirás mejor y, es más, cada vez aprovecharás mejor la tecnología.

4.- Te sirve de autocontrol y de motivación

Tan malo es ser un caballo loco como un vago redomado y en ambos casos el pulsómetro puede servirnos para, en el primer caso, controlarnos y, en el segundo, animarnos.

Para los que somos dados a dejarnos llevar por la emoción y los piques, un “no te pases de este ritmo y estas pulsaciones” y ya está, ya tenemos una línea roja que sabemos que no debemos sobrepasar.

Y, para los que no son muy de “matarse”, el hecho de saber que tienen que cumplir el entrenamiento registrado en el pulsómetro puede ser prácticamente como tener al entrenador al lado y gracias a ello cumplen con lo planificado.

5.- Te sirve de guía: no sólo durante el entrenamiento sino en la ruta a seguir

En un pulsómetro puedes definir entrenamientos con lo que te va guiando, como si fuera un entrenador cuánto tienes de calentamiento, cuántos bloques de series y con cuánto descanso, si tocan cambios de ritmo en tal o cual umbral. Pero también te sirve para tener la ruta registrada y ver si vas por donde toca ir o si te estás desviando.

Para alguien “de asfalto” esto último puede parecer innecesario pero os aseguro que en trail running os puede salvar de perderos más de una vez.

Además, sea para quien sea, en el caso de las competiciones, podrás saber cuánto te queda para la meta, cómo es el perfil de lo que llevas y lo que queda, puede ser de mucha utilidad.

6.- Lleva el registro automático de lo que haces

Se acabó el tener que recordar cuánto hiciste en cada serie, cómo te encontrabas. Tampoco hará falta que al llegar a casa lo apuntes corriendo en la libreta, que hagas sumas para ver el volumen semanal o mensual. ¡Todo eso lo hace el pulsómetro por ti!

Bueno, más bien alguna de las aplicaciones a las que pueden subirse los datos registrados y que te ofrecen infinidad de gráficas, tablas, sugerencias, consejos.

Es impresionante cómo han evolucionado este tipo de plataformas y el seguimiento que se puede llegar a hacer con ellas, simplemente sincronizando tu pulsómetro. El salto cualitativo que dieron los entrenamientos desde que se puede llevar este tipo de control es muy grande.

7.- Mejora de la técnica

Este último consejo lo añado a modo de “uso avanzado” y para que veáis que lo de los pulsómetros puede ser mucho más de lo que parecen a priori y que sirven para mucho más que para medir el pulso.

De un tiempo a esta parte, los relojes deportivos incorporan sensores que permiten medir el movimiento mediante osciloscopios, barómetros, etc. y, gracias a eso, nos pueden dar información de longitud de zancada, oscilación vertical, número de pasos por minuto, parámetros básicos a la hora de analizar la técnica de carrera.

Obviamente, no es tan preciso como si te metes en un laboratorio y te colocan una máscara que mide el consumo de gases, correr sobre una cinta rodante con plataforma de presiones y demás, pero os aseguro que algunos de los pulsómetros actuales ya son capaces de realizar mediciones de algunos de los parámetros de la técnica de carrera con mucha precisión.

Los mejores pulsómetros del momento

Espero que, tras estos siete puntos, ya estéis convencidos de que conviene tener un pulsómetro así que, para terminar de dar el paso e ir a por él o para adquirir uno nuevo en caso de que lo necesitéis, os indicamos a continuación los que, a nuestro juicio, merecen más la pena actualmente en función de vuestro perfil de uso.

Pulsómetros con mejor relación calidad / precio

Para la mayoría de nosotros creo que es más que suficiente con un pulsómetro de gama media pues ofrecen posibilidades que hasta hace apenas unos años no tenían ni los de gamas altas y que tienen unos precios relativamente contenidos. Dentro de este grupo, hay tres firmes contendientes y, en función de lo que vayáis a usar, os encajará mejor uno y otro.

Si sois de los que salen mucho a la montaña, posiblemente colocaría en primer lugar el Suunto Spartan Trainer Wrist HR, uno de los más equilibrados dentro de la familia Spartan de Suunto. Pequeño, ligero, práctico, precio contenido y prestaciones de un gama media–alta.

Si vais mucho al gimnasio, valoráis la personalización de las funciones y entrenamientos, compartir entrenamientos y le dais mucha importancia a la precisión del pulso, el Polar M430 es vuestro pulsómetro.

Y si os gusta Garmin, y queréis poder hacerlo casi todo desde el reloj, además de tener también un pulsómetro que hace de todo bastante bien, el Garmin Forerunner 235 no os defraudará.

Añado como cuarto el TomTom Adventurer, a pesar de que TomTom ha dejado de fabricar dispositivos deportivos, puede ser el momento de tener un relojazo capaz de medir muchas cosas y muy bien por un precio irrisorio. Además, si os gusta la facilidad de uso, es vuestro reloj, no lo dudéis.

Pulsómetros para Geeks de los datos

Si sois unos obsesionados de los datos, utilizáis mil dispositivos, analizáis hasta el último detalle,nentonces debéis ir a por un Garmin Forerunner 935 o, si queréis algo con un poco más de diseño, un Garmin Fenix 5, en alguna de sus versiones.

Pulsómetros para quien hace mucho trail running

Aunque haya pasado por malos momentos y le haya costado ponerse al día, el Suunto Spartan Ultra y el Suunto Spartan Sport Wrist HR Baro son dos opciones a tener muy en cuenta porque la precisión que tienen y su pantalla los hace tremendos, muy buenos compañeros de aventuras.

Pulsómetros para iniciarse

Y si estáis iniciándoos o si simplemente queréis que el pulsómetro os acompañe y os ayude sin gastaros demasiado dinero, probad con un Polar M200 que rinde muy bien en casi todo (salvo en GPS) o, si os atrevéis, un TomTom Runner 3 que es, una de las mejores compras que podéis hacer.

Y vosotros, ¿usáis habitualmente pulsómetros en los entrenamientos? Puedes contárnoslo en los comentarios.

El próximo 6 de mayo es un gran día para todo el mundo porque es domingo así que la mayoría podemos disfrutar de un día no laborable para descansar o hacer lo que más nos plazca.

Pero al ser el primer domingo de mayo tiene por añadido el ser el Día de la Madre así que seguramente será un día aún más especial para las mujeres, sobre todo para las madres, obviamente. Seguro que no faltan los presentes de los peques de la casa (a más de una le sacarán alguna que otra lagrimilla las manualidades que se curran los chavalines) pero, por si acaso alguno (más bien los mayores) anda falto de ideas, aquí os proponemos 11 ideas geniales para regalar a madres runners.

Nos vamos a centrar en madres runner, da igual en nivel pero sí que están enfocadas a quienes practiquen en mayor o menor medida este deporte. Por supuesto, también es perfectamente extrapolable a cualquier otra mujer aunque no sea madre así que apuntadlo bien porque es un artículo que os puede servir también para los San Valentines, cumpleaños, santos y demás fiestas asociadas a regalillos.

¡Esperamos que os sea de utilidad!

Zapatillas de Running

Cuando hablamos de material deportivo para correr siempre remarcamos que lo más importante son las zapatillas así que empezaremos la casa por los cimientos, analizando a ver si la mamá runner tiene unas zapatillas de entrenamiento adecuadas.

Que conste que no he dicho “unas zapatillas buenas” porque las zapatillas no son buenas en sí mismas sino que depende también de quién las vaya a usar y cómo las vaya a usar (el “Triángulo UZU” como denominan los de ForoAtletismo.com)

Al tener que individualizar para la persona y el uso, las posibilidades a la hora de elegir las zapatillas de running son poco menos que infinitas y es un tema que ya hemos intentado acotar en otros artículos del Blog de Runnics como el de “Las Mejores Zapatillas para Correr para Mujeres” así que vamos a haceros ahora sólo unas sugerencias con algunos modelos que creemos que merece la pena destacar por su versatilidad, precio, diseño, etc.

Si queréis ir a lo seguro, unas buenas zapatillas neutras con una amortiguación confortable, rodadoras, amplias, con upper agradable al tacto, horma estándar, … y acertáis casi seguro. Hay muchas pero, por las referencias que tengo cuando recomiendo zapatillas, las New Balance 1080v8 y las Nike Vomero 13 suelen hacer diana casi siempre.

Si ya sabéis que le hace falta algo de soporte contra la pronación, otra de las que pongo muchas veces en la lista de sugerencias son las Asics GT-2000 6 porque dan un apoyo muy bueno en el arco, algo que a las chicas suele irle bien y, además, en esta sexta versión han dado un salto de calidad increíble.

Para cerrar la terna de recomendaciones, las Saucony Jazz 20, unas zapatillas que siempre han sido uno de los mejores ejemplos de que no hace falta gastarse mucho dinero en las zapatillas, sino que se pueden tener zapatillas con una relación calidad/precio tan buenas o mejores que las de gamas altas. Además, en esta vigésima versión, no es que hayan evolucionado sino que se han rediseñado por completo, con una apariencia que sorprende a todos los que las vemos por primera vez, sin que eso haya hecho que pierdan su filosofía de ser unas zapatillas tremendamente polivalentes y que cubren un perfil de uso muy amplio.

Zapatillas de Running Rápidas

Sabéis que defiendo a ultranza lo de tener dos pares de zapatillas de running y lo considero poco menos que imprescindible si se va a competiciones, aunque sea a nivel popular y poco menos que “de paseo”.

Ese segundo par dependerá mucho de nuestros objetivos y pueden ser unas zapatillas más enfocadas a compaginar gimnasio y running, un segundo para de zapatillas de entrenamiento o si preferimos darnos cañita en series, entrenamientos y competiciones, ¿por qué no unas zapatillas rápidas (mixtas o voladoras)? Hace poquito os elaboramos una lista con “las mejores zapatillas mixtas para correr” pero hoy os voy a destacar un par de ellas.

Empezamos un poco “moderados”, con unas Mizuno Wave Shadow que están causando furor desde que se lanzaron en otoño – invierno de 2017. ¿Motivos para ese éxito? Todos los que queráis y más: drop bajo, equilibrio entre amortiguación y respuesta, horma amplia pero con muy buena sujeción, upper tremendamente agradable al tacto y transpirables. Son una navaja suiza.

Si queréis algo un poco más cañero, ¡no hay problema! ¿Qué tal unas New Balance 1400v5? En esta quinta versión han conseguido la cuadratura del círculo porque son unas zapatillas capaces de volar bajo, sin que eso implique que nos exijan una técnica depurada o que no podamos rodar un poco más largo con ellas; el agarre de la suela es brutal, la horma se ha ampliado un poco y ya no son tan angostas en la puntera como en la versión anterior.

Zapatillas para Trail running

El trail running es uno de los deportes de moda, así que probablemente tengamos a una mama trail runner, por lo que no está de más echarle un vistazo a las zapatillas “de tacos” y ahí os puede ser de ayuda el artículo del blog con “las 7 mejores zapatillas de trail running”.

No obstante, ya sabéis que me gusta hacer algunas sugerencias por lo que, ahora mismo, me han llamado bastante la atención las Nike Wildhorse 4.

¿Unas Nike para trail running como primera sugerencia? Pues sí, probadlas y veréis por qué las he mencionado. Pura versatilidad, mucha más de la que se piensa la mayoría de la gente así que, además de ser buenas, sirven para poner un toque de distinción. Seguro que cuando vean lo bien que vais con ellas dejan de poner en duda si Nike sabe hacer zapatillas de trail running o no.

No obstante, tranquilas, que aquí hay para todo el mundo y si sois más puristas y preferís unas zapatillas de una marca puramente de trail running tenéis las La Sportiva Akasha de las que pocas cosas vais a oír que no sean alabanzas. Con estas zapatillas te puedes meter prácticamente por cualquier sitio, con una comodidad enorme y también tienen un rango muy amplio de ritmos así que son unas compañeras perfectas para carreras, sean cortas o largas.

Y, del mismo modo que en las zapatillas de asfalto, aquí no puede faltar la sugerencia de zapatillas con buena relación calidad / precio que, además, pueden ser una grandísima opción si queréis probar el trail running o si necesitáis unas door to trail bien porque el terreno es facilón o bien porque tenéis un buen tramo de asfalto hasta vuestra zona de correrías.

Aquí entran en juego las Mizuno Wave Kien 4 que, con un precio muy contenido son capaces de dar servicio a todos los perfiles que he comentado en el párrafo anterior. ¿Sorprendidas? Pues es cierto, os lo aseguro.

Calcetines (de compresión)

Las zapatillas son lo más importante dentro del material de running pero no podemos olvidar que lo que va dentro de ellas son nuestros pinreles y que entre ellos (pies) y ellas (zapatillas) hay una cosa que se llama calcetines y que muchas veces pasamos por alto pensando que con unos de “tres pares por cinco euros” del mercadillo nos vale y, ¡no, no y no!

Invertid un poquito es unos buenos calcetines técnicos, vuestros pies os lo agradecerán y, aunque correréis igual de rápido o lento con cualquiera, tendréis menos riesgo de ampollas, no se os cocerán los pies, ….

Además, no hace falta gastarse mucho para tener unos calcetines del nivel de los X-Bionic Speed Two, calcetines pata negra de una de las mejores marcas de textil deportivo que hay.

No obstante, a modo de sugerencia “sorpresa” porque posiblemente no conozcáis la marca y seguro que os gusta, tenéis los Hilly Marathon Fresh. Tomad nota de esta marca especializada en calcetines, son una pasada y tienen precios contenidos.

Y, cómo no, hablar de calcetiness y no mencionar alguno de compresión es delito. Soy adicto a este tipo de prendas (prefiero calcetines a pantorrilleras) y, aparte de los clásicos que seguramente que os han venido a la mente os sugiero que miréis los CEP Compression Pro+ 2.0 porque son de los que hacen estudios “de verdad” para diseñar adecuadamente sus prendas de compresión

Camiseta

Bien, ya hemos empezado a construir la casa por los cimientos (por los pies) y ya estamos bien calzadas y con unos buenos calcetines así que ahora toca vestirse.

Como pasa con los calcetines, correr, se puede corre con cualquier “camisetuja del todo a cien” pero merece muchísimo la pena invertir un pelín en tener un textil medianamente decente porque mejora el confort, transpirabilidad, disminuye el riesgo de rozaduras, muchas veces lleva tratamiento antiolores, …

No hace falta irse a lo más caro que, además, no siempre es lo mejor sino que podéis mirar cosillas como las que os proponemos a continuación.

Si te gusta ir con lo mínimo, luciendo hombros, aprovechar para ponerte morenita ahora que ya empieza el solete, … lo tuyo son las camisetas de tirantes. Es complicado recomendar porque cada una tenéis unas preferencias en cuanto al diseño del tirante, la zona de la espalda, etc. unas veces por meras preferencias personales y, otras, por vuestra fisionomía porque, p. ej., los pechos hacen que no todas las camisetas os sean igual de cómodas.

No obstante, echadle un vistazo a la Asics FuzeX porque suele gustar mucho o, si queréis algo un poco más apretadillas y con bolsillos, en la sección de triatlón podéis tantear a ver la Zoot Performance RacerBack que también va muy bien.

Si sois más de manga corta, bien porque salís cuando hace algo más de fresquete o simplemente porque preferís ir algo más cubiertas, unas Adistar PrimeKnit os va a permitir ir “tapaditas pero frescas”, con una camiseta muy ligera (y estilosa, por cierto).

Debajo de la camiseta vais a tener que llevar un sujetador que, en algunos casos, incluso os puede ser suficiente si es tipo top pero es una prenda extremadamente completa de comprar salvo para una misma, amén de que conviene probarla, por eso no la iba a poner en esta lista.

Pero, como es una prenda en la que no se suele reparar a la hora de comprar el atuendo deportivo y que muchas olvidáis, quiero hacer una mención explícita a ella y, aunque no tengo experiencia demostrable en este tipo de prendas (los hombres no podemos disfrutar de los avances en sujetadores deportivos, que son muchos y muy buenos), las referencias que tengo del Adidas Climachill son bastante buenas así que, ahí va como sugerencia.

Pantalón o Mallas Cortas

Para la parte de debajo de la ropa, ¿sois de pantalón, de malla o de las dos?

Vale, no nos ponemos de acuerdo y, como no hay un criterio objetivo que permita determinar cuál de las dos prendas es mejor, ahí van dos sugerencias, una de cada tipo y cada una os ponéis lo que prefiráis.

Para quienes prefiráis pantalón corto, short, pantaloneta, rocky, … o incluso Meyba como decíamos mucho en los años ochenta y noventa por aquélla mítica marca deportiva, echadle un vistazo a estos Adidas Marathon 10 que tienen la particularidad de que el elástico de la cintura es amplio para que no presione más de la cuenta además de ser fresquito y de ésos que te hacen sentir prácticamente desnuda.

Si por el contrario soy más de mallas, ahí van las Gore Wear R3, un poquito largas para que no se suban a la ingle y no queden a mitad de muslo y con bolsillito para llevar las llaves, teléfono o unos euretes para tomar algo a mitad camino si se tercia.

Gorra

La gorra es uno de esos accesorios que muchas veces usamos simplemente por postureo pero que tienen su origen como prendas realmente útiles para protegernos del sol e incluso de la lluvia gracias a las viseras que evitan que nos caiga el agua en los ojos.

Las gorras tipo trucker se han puesto muy de moda y me parecen una aberración para correr así que me niego a recomendarlas, al contrario de lo que me ha pasado con las de tipo ciclista que, empecé criticándolas y que, después de probar las Buff Pack Run Cap, que vienen a ser unas de ese estilo adaptadas al running, me tuve que comer mis críticas.

En Buff tienen unas gorras Buff Pack Run Cap ligerísimas, pequeñas, … ¡¡¡y chulísimas!!!

Ligerísimas, plegables, frescas, transpirables, … y como todo lo de Buff, con diseños muy chulos, muy útiles sobre todo para quien gusta del trail running ya que puedes meterla en cualquier sitio cuando no la necesitas.

Pulsómetro

Una vez pasada la línea del textil y metidos en el mundillo de los accesorios no puede faltar un buen dispositivo electrónico deportivo o, como seguramente lo conoceréis, pulsómetro GPS.

Hay un millón de opciones, van a un ritmo vertiginoso y es imposible recomendar uno si no se sabe cómo se va a usar, qué se quiere primar y cuál es el presupuesto pero ahora mismo, a mí me suelen funcionar muy bien las recomendaciones de tres modelos.

Para quien quiere ir a lo práctico, lo mejor es un “gama media”, completito, que hace de todo y que nos da seguramente más de lo que ya podemos o sabemos utilizar. Quien tienda a ir más a las actividades de montaña y necesite temas de rutas o similares, a por un Suunto Spartan Trainer Wrist HR que va genial y, para quien sea más de gimnasio, guste más de personalizar entrenamientos y cosas así, el Polar M430. Cualquiera de los dos os va a dar GPS, pulso, seguimiento de la actividad diaria, rutas, redes sociales, … y tienen unos precios bastante contenidos.

Si sois más geeks de los datos, le dais al triatlón y andáis con potenciómetros o queréis ir a por la crème de la crème, vuestro pulsómetro se llama Garmin Forerunner 935, posiblemente el mejor que hay ahora mismo. Difícil ponerle pegas a este bicharraco al que no le falta de nada.

Frontal

El frontal es uno de los accesorios de los que poca gente se acuerda y que posiblemente sólo veamos en el kit de accesorios de quienes entrenan a deshoras o participan en ultras. Sin embargo, cuando tienes uno te das cuenta de la utilidad que puede llegar a tener.

En este caso hemos optado por sugerir uno que puede venir bien a todo el mundo, tanto a quien no tenga como a quien ya tenga y quiera tener uno relativamente básico, que alumbra poquito pero que dura mucho así que puede valer como frontal de repuesto.

El Led Lenser Neo es insuficiente si estás pensando en utilizarlo para una ultra de montaña técnica porque tiene una potencia máxima de 90 lúmenes pero, como repuesto, para llevarlo por la noche en recorridos cerca de la ciudad y que te ayude a ver y, sobre todo, a que te vean, va muy bien. Además, su autonomía es genial, es pequeño, ligero, … y baratillo así que no hay escusa para no tenerlo “para por si acaso”.

Mochila / Chaleco Hidratación

Las mochilas y chalecos de hidratación son sólo para los montañeros y los ultreros, ¡meeeec, error! Acaso no has pasado más sed que un perrillo en verano con cuarenta grados a la sombra alguna vez.

Y, aunque no te haya pasado eso, si aún piensas lo anterior es porque no has probado una mochila como la Salomon S-Lab Sense ultra 5 Set, casi tan cómoda como si fuera una camiseta y con una capacidad de carga tremenda.

Es una de las mochilas que más se ven en competiciones, tanto cortas como largas pero aunque no compitáis, si sois de los que van a los sitios corriendo (p. ej. al gimnasio) o si soléis salir a correr en tiradas largas, aunque sean por asfalto, probadla y vais a alucinar. Es una de las mejores inversiones que vais a hacer, os lo aseguro y, aunque sea para llevar cuatro chorradillas, vais a utilizarla

Mochila de deporte

Y, bueno, para cerrar la lista de las once sugerencias, no podíamos menos que poner una mochila, pero no una de running sino una mochila de las de toda la vida para meter dentro las zapatillas, la camiseta, las mallas, el kit de zapatillas y el resto de cachivaches y marchar a donde haga falta.

Éste es otro accesorio en el que no solemos invertir dinero porque pensamos que vale con cualquier cosa. Ahora, el día que tenemos nuestra primera mochila “de verdad” ya no volvemos a atrás porque ya no podemos vivir sin ese millón de bolsillos, algunos de ellos específicos para ropa sudada o mojada, tela resistente a los roces, cremalleras que se abren completamente y dejan una gran abertura para manipular el contenido del interior, …

Es complicado recomendar una en concreto porque depende mucho de cuánto y cómo la vayamos a cargar pero la Under Armour Undeniable 3.0 va bastante bien, es chula, no es excesivamente cara, aguanta los roces, … así que aquí queda como sugerencia.

¿Qué os ha parecido la lista? ¿Habéis echado en falta alguna categoría? ¿Queréis que os hagamos alguna otra sugerencia aparte de las mencionadas?

Para todo esto y cualquier otra cosa que necesitéis, ya sabéis, no dudéis en comentarlo en la sección de comentarios.

¡¡¡Suerte con el regalo o autorregalo para la madre runner agraciada!!!

Prácticamente todos los que corremos nos planteamos en algún momento el objetivo de correr una maratón o, si ya hemos perdido alcanzado ese objetivo, seguro que estamos pensando continuamente en cuál va a ser la siguiente maratón que vamos a correr.

En este artículo hemos recopilado siete que, por una razón u otra, nos parece que merecen un sitio en la lista de candidatas a valorar y os las hemos complementado con unas sugerencia de “zapatillas maratonianas” y unos consejos a tener en cuenta para disfrutar mejor de esos 42K.

De esta forma, tenéis siete maratones, siete zapatillas y siete consejos que esperamos que disfrutéis y os sean de utilidad.

Maratón de Berlín

Hablar de la Maratón de Berlín es hablar de récords del mundo porque es donde se ha conseguido batir en las seis últimas ediciones hasta llegar a los 2:02’57’’ que estableció el keniata Dennis Kimetto en 2014.

Es una de las maratones más elegidas por aquéllos que quieren ir a por marca personal porque es muy llana, hay muchísima gente por que te permite ir en grupo y resguardado, se celebra en septiembre con lo que se puede ir a por ella tras haber entrenado bien durante todo el verano, …

Además, no sólo tiene atractivo para quien quiere ir a por un buen crono sino que también puedes disfrutar corriendo por una ciudad muy bonita y los contrastes que tiene que vas viendo durante los 42 kilómetros del recorrido que finalizan en plena Puerta de Brandeburgo.

Web oficial de la Maratón de Berlín: http://www.bmw-berlin-marathon.com

Zapatillas maratonianas sugeridas: Adidas Adizero Adios Boost 3

La maratón de Berlín es territorio Adidas a nivel de patrocinio y, para sumarse a la fiebre de los récords, qué mejor elección que las zapatillas que copan gran parte del pelotón de cabeza de carrera y que primero han cruzado la línea de meta con récord incluido, las Adidas Adizero Adios Boost 3.

Zapatillas voladoras muy versátiles, ideales para quienes piensan en marcas realmente rápidas, son una de las opciones más utilizadas por los que bajan de 2:40’. Además, su suela Continental es un seguro para que no tengamos que preocuparnos por resbalones aunque vayamos a esas velocidades tan rápidas.

Consejo maratoniano:

Aunque seas maratoniano o corredor de larga distancia, entrena ritmos rápidos. No hace falta que te hinches a series cortas o hagas mil veces el típico entrenamiento de “diez miles” pero no descuides tu velocidad porque, si eres capaz de correr rápido, ganarás en eficacia y eficiencia y eso también te permitirá mejorar cuando vayas a ritmos medios o lentos en terrenos llanos como el de la Maratón de Berlín. ¿Has visto cómo parece que corran sin esfuerzo los élite aunque vayan muertos? Pues aplícate lo mismo y trata de ser capaz de correr como si fueras rápido, con el mismo gesto técnico, pero a ritmos más lentos. Verás que mejoras mucho tu marca en maratón.

Maratón de Boston

Se dice que el Maratón de Boston es el más antiguo y, si las hemerotecas no fallan, estaríamos hablando de un maratón que, el 16 de abril de 2018 cumplirá 121 años. Esta edición será la quinta tras los desgraciados atentados con mochilas en meta que en 2013 conmovieron al mundo y que supusieron, nos guste o no, un punto extra de estrés para determinadas pruebas en las que se intensifican los controles de material.

Pero eso jamás podrá enturbiar la gran fama de esta maratón que tiene la particularidad de que se celebra en lunes, concretamente, el tercero de abril. Aunque las marcas conseguidas en ella no sean homologables (por la distancia que hay entre la salida y la meta y porque la meta está 104 metros más baja que la salida) y el circuito sea relativamente duro, es una de las maratones más deseadas y dicen que es una de las que hay que correr al menos una vez en la vida. De hecho, para poder participar hay que acreditar marca previa.

Web oficial de la Maratón de Boston: http://www.baa.org/

Zapatillas maratonianas sugeridas: Adidas Supernova ST

La Maratón de Boston la patrocina Adidas pero en esta recomendación vamos a ser más prudentes y vamos a ir a por unas zapatillas de entrenamiento y, es más, con un poquito de soporte que seguramente agradecerán muchos cuando estén en el último tercio de la maratón: Adidas Supernova ST.

Rodadoras incansables, muchísima amortiguación, ajuste agradable, upper suave, suela Continental para garantizar un buen ajuste… Son unas zapatillas ideales para ir a ritmos medios, tranquilos, disfrutando de esto de correr, tanto en una maratón como en los cientos de kilómetros que hacemos preparándolas.

Consejo maratoniano:

Utiliza el cronómetro o los dispositivos GPS para trabajar con ritmos pero no te obsesiones con ellos; disfruta, adapta los tiempos a tu estado de forma y jamás te obsesiones si no salen los tiempos o si te estabilizas y te cuesta mejorar, todo llegará. Lo mismo a la hora de analizar los tiempos en una competición porque te puede pasar como con la Maratón de Boston, que no es homologable así que, ¡qué más da el tiempo que hagas! Si estás satisfecho con lo hecho, olvídate del crono porque la experiencia es lo que permanece, lo que debe enriquecerte.

Maratón de Chicago

La Maratón de Chicago es otras de las rápidas, con un recorrido muy llano en la que cada año (desde 1905) se congregan alrededor de 50.000 corredores para tratar de batir su mejor marca personal o simplemente para disfrutar del Lago Michigan, protagonista en gran medida de esta maratón.

Se celebra a primeros de octubre, así que cuidado con el tiempo porque puede hacer frío y, lo peor, viento aunque, poder disfrutar de las calles de la “ciudad de los gánsters” sabiendo que la tienes reservada para ti, sin coches, etc. bien merece ese sacrificio y arriesgarse a tener que llevar unos manguitos o tubular en el cuello.

Web oficial de la Maratón de Chicago: https://www.chicagomarathon.com/

Zapatillas maratonianas sugeridas: Nike Pegasus 34

En Chicago manda Nike a nivel de material así que, puestos a elegir, está claro que las candidatas son las decanas del running, las zapatillas que más ediciones tienen a sus espaldas ahora mismo: Nike Pegasus 34.

Zapatillas de entrenamiento neutras con chispa para rodar rápido cuando hace falta, disponibles en infinidad de colores, equilibradas, amortiguadas y con respuesta, ¡lo tienen todo! Y, encima, a precios razonables, por algo son unas de las más vendidas año tras año.

Consejo maratoniano:

Cuida el entrenamiento invisible, sobre todo el descanso y la nutrición. Entrenar es lo principal, sin duda y, sin ello no vas a mejorar pero por mucho que entrenes, si no le dejas al cuerpo que se recupere y descanse acabarás reventando y tendrás una parada forzosa en forma de lesión o de sobreentrenamiento.

Maratón de Londres

La Maratón de Londres está considerada por muchos como la mejor maratón europea y algunos dicen que, si no fuera por Nueva York, sería la mejor del mundo. Su fama y atractivo supera todo lo imaginable con una organización exquisita, miles de participantes que disfrutan de la ciudad británica en pleno abril, infinidad de causas benéficas que permiten ganarse una plaza sin tener que depender de la suerte del sorteo, … otra de las que merece la pena correr alguna vez en la vida.

Si quieres ir a por marca y no te importa hacer la preparación en los primeros meses del año, con el fresquito, es ideal y, si no, sólo por el hecho de correr por algunas de las zonas más turísticas de Londres y disfrutar del ambiente maratoniano ya merece la pena.

En ella se ha batido el récord de maratón femenino en las tres últimas ocasiones, la tercera, en 2017, a cargo de Mary Jepkosgei Keitany que, con 2:17’01’’ rebajó el mítico récord de Paula Radcliffe que tenía nada menos que 12 años.

Web oficial de la Maratón de Londres: https://www.virginmoneylondonmarathon.com/

Zapatillas maratonianas sugeridas: New Balance Fresh Foam Zante v4

New Balance está al cargo de las dos principales maratones del mundo y, si en Nueva York optamos por unas rodadoras como las New Balance 1080 v8, aquí en Londres vamos a calzarnos algo un poco más cañero, unas New Balance Fresh Foam Zante v4.

Sobre la base de las exitosas New Balance Fresh Foam Zante v3 han hecho pequeños grandes cambios en todas las partes, aunque la más significativa está en el upper con el paso al HypoSkin que las hace aún más confortables, con mejor ajuste. Son casi la perfección entre todas las zapatillas de running.

Consejo maratoniano:

Elige bien tu material para correr pero no sólo las zapas sino también todo lo demás: calcetines, parte de arriba y de abajo, complementos, etc. Las zapatillas son lo más importante y merece la pena dedicarle un tiempo a analizar la mejor opción, probarlas bien en los entrenamientos, no racanear a la hora de comprarlas.

Ten siempre dos modelos: el de entrenar y el de competir, aunque sean iguales. Pero no descuides el resto de prendas o accesorios: vitales unos buenos calcetines, selecciona bien la parte de arriba y de abajo de tu ropa de competición para que sea adecuada a las condiciones climatológicas que vas a tener, valora la opción de manguitos, pantorrilleras, tubulares, etc. En pruebas como la Maratón de Londres donde te puede hacer un buen frío, disponer de una buena ropa que abrigue y transpire puede suponer la diferencia entre vivir un infierno o disfrutar como un enano.

Maratón de Los Ángeles

La Maratón de Los Ángeles no es de las habituales en la lista de mejores o más conocidas maratones del mundo, básicamente, porque es muy jovencita ya que se empezó a disputar en 1986 tras la celebración de los Juegos Olímpicos. Esa juventud juega a su favor porque todavía conserva las ganas por seguir mejorando y cautivando a los participantes como demuestra año tras año. Además, aún tiene una participación no excesivamente masificada, alrededor de los 25.000 participantes.

Se sale del Dodger Stadium y se acaba en Santa Mónica y se puede disfrutar por el camino de los “escenarios” de infinidad de películas y series que muchos hemos visto en la televisión. Se celebra el 18 de marzo así que es ideal para aprovechar “el puente del Día del Padre”.

Web oficial de la Maratón de Los Ángeles: http://www.lamarathon.com/

Zapatillas maratonianas sugeridas: Skechers GOrun Ride 7 o Skechers GOrun Ride 6

Skechers se hizo hace poco con el patrocinio técnico así que vamos a optar por unas de las que darán mucho que hablar este año, las Skechers GOrun Ride 7 que han sufrido una significativa evolución y ahora vuelven a ser blanditas, confortables, rodadoras, … con la ventaja de que son muy ligeras.

Como están a punto de ponerse a la venta, de momento podéis ir echándole un vistazo a sus predecesoras, las Skechers GOrun Ride 6.

Consejo maratoniano:

Presta mucha atención a tu hidratación, antes, durante y después de los entrenamientos y competiciones. Ni te pases ni te quedes corto, todo en su justa medida pero nunca descuides tu hidratación: imprescindible el agua, necesarias las sales minerales e interesantes las bebidas energéticas. Practica una y mil veces en tus entrenamientos y ponlo en práctica el día D, en la maratón donde no deberías hacer experimentos. Cuidado sobre todo en sitios de playa donde la humedad puede ser muy alta y afectar a cómo sudamos y la cantidad de líquido que requerimos.

Maratón de Nueva York

La Maratón de Nueva York es “La Maratón”, la que todo el mundo desea correr y la verdad es que no conozco a nadie que no haya vuelvo impresionado tras haber participado en ella. De hecho, muchos dicen que lo importante no es correrla, ni el tiempo, … sino simplemente disfrutarla, deleitarse con el espectáculo que hay en los días previos y durante la propia carrera.

Se corre en noviembre pero os tenéis que plantear si la vais a querer correr a primeros de año porque hay que apuntarse a su (a veces polémica) lotería y cruzar los dedos para ver si se tiene suerte. Ojito a las temperaturas porque en noviembre puede hacer un frío como el que pocas veces hayáis visto. Sobra decir que si vais a correrla, planifiquéis bien el turismo porque merece la pena disfrutar de la Gran Manzana.

Web oficial de la Maratón de Nueva York: http://www.tcsnycmarathon.org/

Zapatillas maratonianas sugeridas: New Balance 1080 v8

Puesto que el recorrido de la Maratón de Nueva York es duro, vamos a sugerir las New Balance 1080 v8, una de las zapatillas de entrenamiento más versátiles de New Balance y si éstas no os gustan, estad atentos a las ediciones especiales que lancen porque al ser los partners oficiales se esmeran mucho en lanzar modelos con diseños espectaculares como el de la últimas New Balance 860 v8 (Edición Especial NYC Maratón), unas de las zapatillas más vendidas en el país norteamericano.

Consejo maratoniano:

Entrena la fuerza, tanto en el gimnasio como fuera de él y no sólo la fuerza de las piernas sino la de todo el cuerpo. Lo agradecerás cuando corras, tanto en pruebas cortas y explosivas como en medias y largas distancias, sobre todo si los recorridos son duros como el de la Maratón de Nueva York.

Maratón de París

La Maratón de París no es una de las seis mejores pero no lo necesita porque tiene tanta o más fama y atractivo que cualquiera de ellas. De hecho, se autoproclama como “la maratón por la ciudad más bella del mundo” y, a tenor de su recorrido, si no lo es, poco le faltará porque es preciosa.

En primavera (primeros de abril), con temperatura generalmente benevolente (aunque alguna que otra vez puede llover), la llamada “ciudad de la Luz”, Campos Elíseos, Notre Dame, Museo del Louvre, Plaza de la Concordia, ver la Torre Eiffel, … rodeado de más de 57.000 corredores, con una organización perfecta que en ningún momento te hace sentir la masificación. Ciudad cosmopolita por naturaleza. Merece la pena vivirla, sin duda. Además, no hace falta pasar lotería ni nada sino que aún son capaces de permitir inscripciones directas a cualquiera.

Web oficial de la Maratón de París: http://www.schneiderelectricparismarathon.com/

Zapatillas maratonianas sugeridas: Asics Dynaflyte 2

Asics monta un buen chiringuito en la Maratón de París y, aunque hemos dudado con sugerir las que utilizaron el año pasado como modelo insignia (Asics Noosa FF) vamos a jugárnosla con las Asics Dynaflyte 2, zapatillas a mitad de camino entre las mixtas y las neutras que están gustando muchísimo como ya hicieron sus predecesoras.

Consejo maratoniano:

Trabaja mucho el ritmo que vas a llevar el día de la carrera y analiza bien si vas a ir a ritmo continuo, en positivo o en negativo y respeta la estrategia que hayas comprobado que te funciona sin excederte al principio porque, si te pasas, lo puedes pagar muy caro al final. Si no, prueba a salir más rápido de la cuenta en una maratón como la de París y verás que mal lo puedes llegar a pasar en los últimos 8-10 kilómetros, cuando estás por el parquecillo que, si bien es bonito, puede minar las pocas fuerzas que te queden.

Cuando alguien quiere iniciarse en el trail running le asaltan infinidad de dudas, tanto si viene del mundillo asfaltero como si es totalmente neófito en esto del correr así que, para echaros un cable, hemos elaborado esta lista con 7 consejos para iniciarse en el Trail Running que esperamos os sea de utilidad.

Aunque sobre lista sean siete consejos hemos intentado sintetizar lo máximo posible a la vez que cubrir cuantas más posibilidades y perfiles, mejor, así que, en realidad hay muchos más consejos implícitamente. Se podrían recopilar un millón más, algunos de los que os damos ya os los sabréis o los tendréis interiorizados, posiblemente se nos haya quedado alguno importante en el tintero.

Por cierto, aunque sean sólo siete, si se te hacen muchos, te propongo estudiar uno cada día de la semana y así ya no tienes excusa para decir que “no tenía tiempo para leer tanto ni para asimilar tantas cosas a la vez”. Fuera de bromas, échale un vistazo porque seguro que encuentras cosas interesantes en las que no habías reparado.

7 consejos para iniciarse en el Trail Running

1.- Piensa y actúa con mentalidad de trail runner

Si estás empezando y nunca has corrido antes, esto te será más fácil porque partes de cero, con la mente limpia y abierta a todo que irá empapando con facilidad todas las nuevas cosas que va a ir descubriendo pero si vienes del mundillo del asfalto, cuidado porque seguramente tengas que hacer un reseteo un cambio de mentalidad y filosofía importante.

Tranquilo, que no va a ser traumático, pero sí que es necesario que te hagas a la idea desde el primer día de que cambian muchas cosas: los ritmos y las distancias son relativos y cobran otra dimensión, el desnivel pasa a ser un dato especialmente relevante que puede hacer que dos distancias de una misma longitud sean totalmente diferentes en dificultad y en el tiempo necesario igual que el hecho de ir a cierto ritmo pueda ser lo más fácil del mundo o imposible de llevar, vas a caminar mucho no sólo a correr, los tiempos que tienes de referencia del asfalto no te sirven, las pulsaciones que marque tu pulsómetro y umbrales son diferentes, la lluvia, frío y barro dejan de ser un impedimento y se convierten en una especie de amigos o patio de recreo, tendrás que entrenar y trabajar de otra forma…

Running y trail running no son dos deportes diferentes, pero casi.

2.- Asesórate, déjate guiar y aprende (de otros)

Siempre hago hincapié en que hay que buscar asesoramiento especializado en los temas médicos, entrenamiento, elección de material…, pero en el caso del trail running también es importante prestar mucha atención a los consejos y recomendaciones de los que saben ya más por viejos que por diablos porque la experiencia es un grado en esta modalidad deportiva.

En trail running puedes haber vivido mil experiencias pero siempre habrá algo que te sorprenda así que aprende y empápate de todos los consejos que te den los que se supone que ya han pasado por ello.

Pero, ojo, en el trail running también hay muchísima “creencia de la abuela”, cosas que se hacen “porque sí, porque siempre se han hecho así”, sin tener fundamento o incluso siendo erróneas o al menos mejorables. Otras veces, son cosas que se han quedado desfasadas, que a ti no te han de ir tan bien como a quien te lo ha contado.

Por ejemplo: mil veces te dirán que te pongas vaselina en mil sitios, que tal o cual prenda no es necesaria, verás a gente con dos pares de guantes, recibirás consejos contradictorios, verás quien es super previsor y lleva mil cosas en la mochila y quien sale casi sin nada.

Así que, no dés nada por supuesto sino que debes escuchas y probar por ti mismo analizando cómo te va y así ir elaborando tu conjunto de buenas prácticas.

3.- Analiza continuamente y aprende de tu entorno

Ve siempre con los cinco sentidos al máximo para aprender del nuevo entorno que seguramente no es el mismo en el que vives a diario y aprende a leerlo, prever cosas, escucha lo que te dice…

Acostúmbrate a correr con tiempo “no bueno” (lluvia, nieve, frío, barro…) porque te va a tocar hacerlo muchas veces y no está la posibilidad de “llamo a casa y que vengan a por mí” como en asfalto. Aprende a orientarte con las señales de los caminos marcados, los mojones, seguir rutas o mapas…

Analiza cómo respondes en subidas y en bajadas, prueba tus límites y no los sobrepases, no te cebes en las subidas ni te pases en las bajadas porque pueden ser peligrosas amén de que desgastan mucho (aunque mole ver ritmos rápidos en el GPS)…

4.- Elige bien el material, tanto el que compras como el que utilizas

El material siempre es importante pero en trail running puede ser vital y marcar la diferencia entre el disfrute y el sufrimiento más penoso.

Aquí no hablo sólo de unas zapatillas de trail running adecuadas para el kilometraje, terreno, ritmos, distancias, condiciones, … en las que vas a correr sino que también son igual de importantes el textil (todo, desde los calcetines hasta las camisetas y pantalones o mallas), la nutrición (líquida y sólida), hidratación…

Además, aparece una amalgama de elementos que en asfalto tienen un carácter secundario o que casi ni se usan como la mochilas, riñoneras o cinturones, gafas, manguitos, pantorrilleras, prendas de abrigo, frontales, bastones…

Especial atención al material de seguridad: manta térmica, chaleco o paravientos, nutrición “para por si acaso”, botiquín…

Todo esto son cosas que debes considerar tener en tu “caja de herramientas” pero no sólo en casa sino también de cara a elegir lo que llevas. Busca material polivalente para que te sirva para muchas situaciones, no escatimes (aunque tampoco tires el dinero), invierte en material bueno y adecuado para tus necesidades, piensa que el peso y la durabilidad del material son importantes.

5.- Seguridad ante todo

Seguridad ante todo porque, aunque el trail running no es peligroso per se, sí que puede darnos algún que otro susto y, de hecho, no será rara la vez que nos veamos metidos en algún imprevisto.

Sé sensato y piensa que una retirada a tiempo puede significar una victoria más adelante y no me refiero a una competición sino simplemente a darte la vuelta si ves que te has quedado sin agua, si no te encuentras bien, si el terreno o el clima se complican demasiado, si no te ves capacitado para hacer una bajada.

Eso en cuanto a la actitud pero también piensa en eso de que “hombre precavido vale por dos” y trata de llevar siempre contigo la manta térmica, algo de nutrición de “para por si acaso”, agua suficiente, prendas de abrigo prácticamente imprescindibles como los manguitos y un chaleco.

Con el tiempo irás apreciando mejor este consejo, te lo aseguro.

6.- Entrena pensando en el trail running

Huelga decir que tu forma física es importante y la debes trabajar pero no te centres sólo en correr por el monte, en acumular kilómetros y tiempo en plan “cuanto más mejor”, no obsesiones con ritmos, desniveles o lo que sea. No dependas siempre del pulsómetro – GPS – Reloj, aprende a guiarte por sensaciones.

Trabaja y entrena con cabeza, con un plan basado en tus capacidades y objetivos, trabaja la fuerza, movilidad, técnica, coordinación. No te olvides ni del asfalto ni de trabajo de series ni del trabajo en llano. Sácale partido a los entrenamientos de estrés metabólico, cambios de ritmo… Plantéate competiciones, no entrenes por entrenar.

Entrena la nutrición en marcha, analiza cómo te sientan los diferentes alimentos y bebidas y trata de conjugar lo que te gusta más con lo que te funciona mejor que no siempre será lo mismo.

7.- Escucha a tu cuerpo

Este aplica a cualquier modalidad deportiva pero en el trail running es especialmente importante porque no se trata sólo de ir en progresión y no avanzar más rápido de lo que somos capaces de asimilar sino que aplica de manera continua. Por ejemplo te estás quedando helado y ya hace tiempo que dejaste de disfrutar, sientes que te estás quedando sin energía y ya no te queda comida, estás con molestias que amenazan con lesión.

Volviendo un poco al primero de los consejos, ten mentalidad de trail runner y no caigas en el error de que “como voy a salir a andar no cuenta como entrenamiento” porque, aunque vayas andando, puedes estar exigiéndole mucho a tu cuerpo y a lo mejor deja de ser un descanso activo y se convierte en una sobrecarga por la acumulación de fatiga.

Presta atención a los síntomas que te avisan de algo que puede venir después: malestar gástrico que acaba en gastroenteritis, olor del sudor que te puede indicar que estás ya tirando de proteínas porque vas apajarado, sensación de sueño que puede suponer una caída del azúcar, subidas o bajadas de temperatura corporal, inicio de rozaduras o ampollas.

Seguro que te toca sufrir una y mil veces pero que sea un sufrir placentero, no un sufrir porque sí porque lo que cuenta es disfrutar y seguir en el mundillo del trail running durante muchos años.

Entonces qué, ¿te animas a pasarte al trail running?

¿Qué consejos para correr más y mejor tengo que tener en cuenta?” Ay amigo, si tuviera la respuesta a esa pregunta sería famoso y estaría forrado de dinero pero me temo que ni yo ni nadie la tenemos. Es más, no existe “la respuesta” porque no hay recetas mágicas para lograrlo pero sí que hay muchas pautas, prácticas, actitudes, etc. que pueden ayudarnos a mejorar nuestra carrera a pie lo que también nos lleva seguramente a disfrutar más.

De entre el millón de sugerencias que se podrían hacer para lograr ese objetivo de “correr más y mejor” hemos seleccionado diez que nos han parecido interesantes porque, aunque sean muy generales y aparentemente de perogrullo, pueden abriros alguna nueva vía de trabajo o camino con el que empezar a trabajar.

No están todos los que son pero sí son todos los que están (habría cientos de posibles consejos para correr), son tips necesarios pero no suficientes (aplicarnos no garantiza el resultado), tendrán mayor o menor aplicabilidad en función de quién los aplique (no es lo mismo alguien empezando a correr o que quiere correr “de tranqui” que alguien “semi profesional”)…

Hemos elegido diez (no nueve ni once) porque -admitámoslo- queda chulo, como uno de esos “decálogo para…” o la nota más alta en los exámenes… Ahora en serio, por si os lo estáis preguntando, no hay ninguna razón especial, la verdad. Tampoco están ordenados por importancia y no es necesario seguirlos en secuencia, simplemente leedlos y quedaros con aquéllos que os parezcan más interesantes para vuestro caso particular.

Esperamos que os sean de utilidad y que os ayuden a correr más y mejor o, al menos, a disfrutar más con esto del correr porque al final y al cabo lo que cuenta es que uno disfrute corriendo.

10 Consejos para correr más y mejor

1.- Busca asesoramiento especializado, un entrenador

Si cuando estás malo vas a un especialista (médico), cuando quieres construirte una casa vas a un expertos (arquitecto)…, ¿por qué te extrañas cuando se te recomienda que para correr busques un entrenador cualificado y con experiencia?

Entrenador presencial, a distancia, individual (para ti solo), grupal (para varios del club)… Cada uno tiene sus ventajas e inconvenientes y, por supuesto, precios muy diferentes pero te permitirá tener un buen plan de entrenamiento, elaborado por alguien que sabe del tema que sabrá no sólo construirlo sino también ir adaptándolo en función de lo que vayas necesitando.

¿Entonces no me valen los planes como los que publicáis en Runnics? Ay, claro que te pueden servir pero debes tener muy claro que son planes generales y que nunca podrán sustituir a un entrenamiento de un entrenador que personaliza el entrenamiento para alguien concreto. Para empezar, te pueden valer nuestros planes, sin duda, pero si estás planteándote tomártelo un poco más en serio, mejorar, sacar más de ti, etc. entonces merece la pena dar el salto a un entrenador.

2.- Revísate periódicamente

Si con este título seguramente habéis pensado en la prueba de esfuerzo que tantas veces recomendamos, vamos en la buena dirección porque ya tenéis interiorizado una de las cosas por las que muchos de los que estamos en el mundillo del running abogamos.

Pero, cuidado, porque una prueba de esfuerzo se hace en un momento concreto, con un estado de forma concreto, etc. y según pasa el tiempo, evolucionan nuestro parámetros corporales, estado de forma, objetivos…, así que hay que actualizar esas “mediciones”.

No hace falta repetirse la prueba de esfuerzo cada dos por tres pero sí deberíamos buscar algún tipo de “protocolo” que nos permita medir nuestro estado de forma y nuestro progreso.

Hacer un seguimiento de nuestro pulso en reposo (nada más levantarnos), controlar cómo vamos evolucionando en algún test de campo (p. ej. test de Cooper), utilizar algunos de los tests que hacen ciertos dispositivos electrónicos (p. ej. fitness test), pesarnos una vez a la semana, hacer una estimación del porcentaje de grasa, medir perímetro de algunos músculos… y, por supuesto, las analíticas de rigor (quizá un par de ellas al año) para comprobar que todos los parámetros fisiológicos están en su sitio.

3.- Escucha al cuerpo, progresa poco a poco, sin prisa pero sin pausa, sé constante

El cuerpo está hablándote continuamente y de hecho algunas veces te grita y, si no le haces caso, se te puede rebelar y declarar en huelga o, peor aún, romperse.

Notas que estás más fatigado de lo que correspondería al entrenamiento que haces y no hay ninguna causa externa que lo justifique, pierdes más peso de la cuenta, caes enfermo con frecuencia, te cuesta conciliar el sueño… Todo eso son avisos que te está dando el cuerpo para que bajes un poco el nivel de exigencia.

Cuando vayas a aumentar carga, sé sensato y no quieras correr más de la cuenta, ve poco a poco, asegurándote de que el incremento que hayas introducido lo asimilas y toleras antes de pasar al siguiente incremento. No tengas prisa, mejor ir despacio y no parar que tener que tomarte unas “vacaciones forzadas” por una lesión. La constancia es una de las claves del progreso deportivo.

4.- Ponte retos y objetivos

Si no sabes a dónde vas, qué importa el camino que elijas”, le digo el Conejo Blanco a Alicia y cuánta razón tenía.

Márcate objetivos y retos que te motiven, que te ayuden a esforzarte, sobre todo en los momentos difíciles o cuando estás de bajoncete físico o moral. Con ellos, verás no sólo el objetivo sino también el camino y disfrutarás a medida que vayas progresando sin sentirte que vas sin rumbo.

Pero ojo, no olvides que los objetivos han de ser SMART (Específico, Medible, Alcanzable, Relevante, Temporal), sé sensato a la hora de ponerlos y no hagas un “brindis al sol” o el “cuento de la lechera” porque entonces lo mismo consigues el efecto contrario y te desanimas al ver que no los consigues o, si te pasas por defecto, los conseguirás sin apenas esfuerzo y no te llenarán.

5.- Compite o, al menos, participa en competiciones

Las carreras son uno de los sitios donde más motivación y retos podemos encontrar, incluso si eres de los que simplemente quieren entrenar para encontrarse bien y no preocupa especialmente bajar marcas.

Si te da reparo la palabra “competir”, te estresa la sensación de sentirte forzado por eso de “la competición”, da igual, apúntate y tómalo como una carrera, como un entrenamiento diferente en el que vas a llevar un dorsal en el pecho y en el que seguramente te vas a integrar en alguna grupeta de amigos o desconocidos que te van a llevar en volandas y te van a permitir hacer una buena tirada de kilómetros, posiblemente a buenos ritmos y vas a acabar haciendo un entrenamiento que tú sólo no harías.

Huelga decir que si eres de los que quieren sacar el máximo de ti e ir subiendo escaloncitos de calidad, mejorar tiempos, etc. las competiciones son el campo de batalla, el sitio en el que hay que demostrar todo lo que se vale. Sí, podemos ser “campeones de la pista” y haber hecho no sé qué marca pero eso hay que refrendarlo en una competición, delante de todo el mundo.

Importante, no te agobies y no te presiones más de la cuenta ni te obsesiones con ir subiendo distancias, buscar carreras más duras, más famosas… Simplemente disfruta y busca las que te llenen a ti por el entorno, por la gente que va.

6.- Trabaja la técnica de carrera a pie

La técnica es básica pero, ojo, no me refiero a lo que se ha entendido tradicionalmente como técnica sino a la técnica tal como se concibe ahora. Sí, todo eso de los talones al glúteo, skipping alto y bajo, diagonales…, que se lleva haciendo desde hace décadas está muy bien pero es sólo una parte de la técnica.

Es más, no deberíamos trabajar la técnica sólo en el momento específico en el que toca ese trabajo dentro del entrenamiento sino que continuamente deberíamos ser conscientes de la posición de nuestro cuerpo, cómo pisamos, la respiración, el ruido que hacemos al correr… Piensa que el trabajo de técnica dura unos minutos pero que si no lo transfieres al resto del tiempo que estás corriendo no lo vas a asimilar e interiorizar.

7.- Varía entrenamientos, terrenos, superficies… ¡Experimenta!

No hagas siempre lo mismo en el mismo sitio y de la misma forma sino introduce las mil variantes que se te puedan ocurrir y, si no se te ocurren, simplemente experimenta.

Busca nuevos recorridos, rompe con lo que haces habitualmente aunque te salgas de tu zona de confort, prueba a correr un poco más rápido o un poco más lento, varía las horas a las que entrenas, … Es más, aunque vayas por el mismo recorrido, prueba a variar ritmos, corre por la ciudad, coge el coche para ir a un sitio que no conoces, …

Aunque seas 100% asfaltero, prueba el trail running y viceversa, aunque sólo corras por montaña, prueba a ir algún día a la pista de atletismo o incluso a la cinta del gimnasio.

Olvídate algún día el reloj en casa o míralo sólo para saber cuánto tiempo llevas corriendo pero no midas pulso ni distancia ni nada, simplemente disfruta. Seguramente descubras nuevas experiencias como la de correr por la arena, sitio al que la gente no quiere ir porque se corre muy despacio.

Por cierto, hablando de variedad, ¿qué hay de salir con la bici, patinar, patear por el monte, nadar…? Todo eso  puede sumar mucho, no sólo a nivel de desconexión mental sino también de cara a entrenamiento para la carrera a pie.

8.- No te dediques sólo a correr: fuerza, gimnasio…

Eres corredor, vale pero ¿realmente crees que lo único que te hace falta es tener buenas piernas? Qué hay de la espalda, brazos, cuello, cintura…, incluso de las propias piernas.

Si sólo corres, siempre ejercitas los mismos músculos con lo que habrá una descompensación con los que no ejercitas. Además, es posible que, llegue un momento en el que lo que te limite no sean las piernas sino p. ej. la espalda, que no sea capaz de aguantar tanto tiempo al ritmo que ya eres capaz de correr.

Prueba a entrenar fuerza pero no entiendas fuerza sólo como “mazarse” o “ponerse como un cruasán” porque es un término que implica muchas más cosas. Entrenamiento funcional, con plataformas de inestabilidad, ejercicios tipo HIIT…, hay mil posibilidades de trabajar la fuerza sin tener que estar tocando hierro ni buscando la hipertrofia. Como te dije en el primer consejo, busca asesoramiento y seguramente te hagan descubrir un nuevo mundo con eso de la fuerza y empezarás a disfrutarlo. Los efectos no se notan de un día para otro pero ya verás cómo cada vez te encuentras mejor, corres más fácil, se te carga menos el cuerpo…

9.- Haz lo que te gusta, entrena lo que te haga feliz

Sé pragmático y entrena aquello que realmente te motiva y te hace disfrutar aunque suponga dejar de lado entrenamientos teóricamente mejores o que se supone que han de irte mejor.

Me explico con un ejemplo: Si no te gustan las series (p. ej. el típico 10×1000) y no vas a ir “a saco” en una competición sino que no vas a competir o, si vas, vas a ir a ritmos más o menos continuos, ¿para qué hacer dos veces en semana series “a saco”, de ésas en las que echas el bofe? Lo único que vas a conseguir es que cada vez que te toque ese entrenamiento te baje la moral y se te caiga el mundo encima y no lo vas a aprovechar. Está claro que conviene hacer intensidad, pero hay mil formas de entrenarla (cambios de ritmo, cuestas…), seguro que encuentras alguna que sí que te entretiene y motiva.

Lo mismo con el volumen porque hay quien odia salir a correr despacio y largo pues, ¿por qué no hacer los entrenamientos largos en una salida con la bici? No es lo mismo, sin duda, pero mejor que sufrir sin motivo, seguro que sí es.

10.- Elige bien el material (y cuídalo)

Entendamos por material todo, en su más amplio sentido, no sólo pensando en las zapatillas para correr porque, aunque sea la parte más importante del material del corredor, no debemos olvidarnos del textil (camisetas, pantalones, mallas, calcetines, …) ni tampoco de otros accesorios como las gafas, braga, manguitos, dispositivos electrónicos, … e incluso la nutrición (geles, bebidas de sales, …).

Centrándonos un poco en las zapatillas (aunque lo podemos extrapolar al resto de cosas), no consideres sólo el precio, la estética, la moda, el diseño, … y tampoco busques unas tope de gama, las más amortiguadas, las más ligeras, las más “lo que sea”, … porque ninguna es mejor per sé sino que depende de quién las vaya a usar y cómo las vaya a utilizar. Analiza el conjunto completo, no variables aisladas, trata de buscar primero una lista corta con dos o tres candidatas y luego ya decide la ganadora final.

Importante, una vez comprado el material, cuídalo. Y no lo digo como las madres cuando nos pedían (exigían) que cuidáramos el material del cole sino porque podrás disfrutar de él en plenitud de condiciones durante más tiempo. Y si eso no te convence, piensa al menos en que te ha costado un dinerito y que, si no lo cuidas, es como si lo estuvieras desperdiciando (a ver si el hecho de que te toque el bolsillo ya te duele un poco más y así me haces caso.

Corolario: No te obsesiones, tómate un respiro de vez en cuando

Si no vives del correr, ¿por qué obligarte más allá del punto en el que estás disfrutando o sintiéndote motivado?

Como he dicho en otro consejo, sé pragmático, práctico, haz lo que te gusta y disfruta y, si en algún momento notas que dejas de disfrutar y que no eres capaz de reencaminarlo, desconecta, déjalo por un tiempo y pásate a otro deporte o haz otras cosas.

Lo bonito no es correr durante un año, dos o cinco sino intentar llegar a los cien años con ganas de correr, tomarlo como un hábito para toda la vida y, durante ese tiempo seguro que hay altibajos así que asúmelo y aprende a lidiar con ellos.

Seguro que cuando vuelvas has renovado las energías y retornas con tanta o más fuerza. Además, en esos tiempos de desconexión puedes descubrir nuevas motivaciones de las que seguramente disfrutes a la vuelta a los ruedos.

La Navidad está a la vuelta de la esquina y es normal hacer algún que otro regalo. Pero ¿qué se puede regalar a alguien que corre?, ¿qué ideas para regalar a un corredor son más útiles y atractivas para los runners? Estás de suerte, si ya está enganchado al running, puedes encontrar una variedad amplia de regalos. Te damos algunas ideas para que quedes como un auténtico Rey Mago.

Ideas para regalar a un corredor en Navidad

1.- Zapatillas para correr

 

La primera es obvia. Las zapatillas son la parte más importante del equipamiento para correr, así que no es raro que sea el primero que metamos en la lista.

Pero hay que tener cuidado a la hora de elegir zapatilla de running. Hay muchas marcas, todas tienen un montón de modelos y no todos le van a ir bien a todos los corredores. Hay que tener en cuenta el peso, tipo de pisada, ritmo medio…

Podemos investigar un poco para saber qué zapatillas le pueden ir bien. Una buena solución puede ser comprar la versión actual de las zapatillas que ya está utilizando, pero si es novato o no sabéis que material usa, eligiendo una zapatilla neutra con buena amortiguación, casi siempre acertaréis.

2.- Pulsómetro GPS

 

Regalar un pulsómetro GPS puede ser la bomba, ya que la mayoría no bajan de los 150€. Pero si sabes que quiere uno o se le acaba de estropear el que tenía, no lo dudes: va a ser un regalazo.

Como es algo que requiere una inversión más fuerte, parece prudente eliminar el factor sorpresa del regalo y hablar con él o ella de cuál es el que prefiere.

Aquí tienes un listado de los pulsómetros principales, la mayoría de ellos con GPS integrado: http://www.runnics.com/gadgets-running/pulsometros

3.- Mochila de entrenamiento

mochilas de entrenamiento regalar

 

Una mochila es una pieza de equipamiento que suele pasar desapercibida aunque todo corredor tenga una, ya sea para el gimnasio, ir de camino a la pista de atletismo o a la carrera popular de turno.

La mochila tiene que ser grande para que quepan zapatillas, ropa, toalla y alguna cosa más. Es conveniente que tenga compartimentos para tarjetas y dinero, y también es recomendable que tenga dos bolsillos principales, uno de ellos para champú y gel, ropa usada o toalla ya mojada.

https://www.runnics.com/es-ES/mochilas-y-bolsas

4.- Calcetines para correr

 

El calcetín es posiblemente el producto más infravalorado por los corredores…, y sin embargo es un elemento crucial en el equipamiento del corredor. Mucha gente nunca ha pasado de los calcetines con raquetitas, a pesar de llevar años corriendo.

Nos rompemos la cabeza a la hora de elegir las zapatillas pero compramos los primeros calcetines que nos encontramos sin darnos cuenta de que pueden arruinarte una carrera o, por lo menos, no ser cómodos por unos pocos euros más.

En nuestra sección de calcetines para correr en Runnics tenemos auténticas joyas por debajo de los 20 € y es un regalo que se agradece, ya que mucha gente nunca ha pasado de los 2×10€ del Decathlon y los calcetines con raquetitas, a pesar de llevar años corriendo.

5.- Regálale una carrera o una escapada runner con RunnerBox

Si le gusta participar en carreras, las cajas de regalos para runners RunnerBox son una gran elección, además de un regalo para runner diferente y experiencial.

regalar una carrera con Runnerbox

El funcionamiento es muy sencillo: cada caja lleva dentro un código válido para inscribirse en más de 3.500 carreras por toda España. La persona que recibe la caja puede elegir entre una gran variedad de carreras de asfalto o montaña y apuntarse directamente a través de www.finisherbox.es. Dispone de dos años para canjear su código y podrá cambiarlo por otro en caso de no poder participar por lesión.

En su web ofrecen diferentes cajas con múltiples opciones, nuestras recomendaciones son las siguientes:

Porque ahora las carreras no solo se corren, ¡también se regalan! Nos parece una opción interesante y distinta, que seguro que sorprenderá y gustará a partes iguales.

6.- Suscripción anual a una app de entrenamiento

strava-running

Casi todos los corredores utilizan una app para entrenar, algún tipo de software que registre los entrenamientos y sea fácil mirarlos a posteriori desde el ordenador. Las apps de móvil tienen una versión básica que no cuesta dinero pero tiene opciones y funciones limitadas.

Un buen regalo puede ser una suscripción anual a la app que esté utilizando o, si no utiliza ninguna, las principales son:

7.- Libro “Nacidos para ser héroes”

nacidos-para-ser-heroes-libro-portada2

Un libro siempre es un buen regalo. Ahora mismo uno de los mejores que hay es “Nacidos para ser héroes” de Christopher McDougall, el autor del más que popular “Nacidos para correr“.

En algo más de 400 páginas, McDougall consigue, de una manera muy efectiva, que recuperemos el interés por los cuerpos verdaderamente útiles. A pesar de que incluye algo de novela, ésta se hace muy amena y es lo que hace que te lo leas en 3 o 4 sentadas.

Puedes encontrar en Amazon la edición de tapa dura, por menos de 20€.

8.- Guantes + gorro + BUFF

braga-dhb-correr-regalo

Un pack de frío es algo que no todos los corredores tienen y, ahora que estamos en plena temporada invernal, puede ser un gran regalo. El pack de guantes + gorro + BUFF es muy recurrido cuando las temperaturas bajan más de lo normal.

9.- Mallas: muchos colores y diseños y, aunque se paga la estética, merece la pena

mallas para correr

Hay variedades de mallas para aburrir, pero algunas marcas hacen auténticas obras de arte estéticamente hablando ,sobre todo para chicas.

Si bien estas mallas son, a veces, más caras de lo normal por el diseño, un regalo es un regalo y podemos pagar ese plus para tener una preda para lucir.

10.- Sujetador deportivosujetador-deportivo-adidas-running-regalo

Éste, obviamente, es un regalo sólo para ellas. Seguramente la pieza del equipamiento para correr más importante de una mujer. Según la intensidad de carrera que hagamos y el tamaño del pecho, te recomiendan los sujetadores más adecuados para ello. Muy interesante y un regalo muy bueno.

Descubre aquí todas las opciones para regalarle a ella en Runnics.

11.- Auriculares

auriculares-correr

El campo de los auriculares para correr ha evolucionado una barbaridad en el último año. La comodidad y adaptabilidad al deporte se ha notado y ahora hay productos buenísimos a precios no demasiado elevados. La mejor opción ahora mismo son los auriculares bluetooth. La ventaja no tener que estar pendiente del cable marca la diferencia y, aunque la calidad no es espectacular, para hacer deporte nos da más que de sobra.

 

Una cosa más…
Hemos escrito este texto intentando crear la lista de regalos más útil para corredores que quieran reenviársela a sus seres queridos. Por eso, hemos incluido todo tipo de categorías de productos, incluyendo incluso aquellos que todavía no tenemos en Runnics, pero que consideramos interesantes igualmente.

Eso si, si lo que buscáis son unas zapatillas de running, no dejéis de pasar por nuestra tienda. Esperamos que todos acertéis con vuestros regalos a vuestros seres queridos esta Navidad. ¡Felices fiestas!

El mundo del running está plagado de palabras más o menos técnicas, algunas más claras que otras. Por eso hemos querido recoger en esta Infografía del Running las 20 palabras que todo runner que se precie debería conocer: sobre los tipos de pisada, zapatillas, lesiones más comunes, tipos de entrenamientos más habituales… En definitiva, todo un “Saber y Ganar del Running” que seguro que apruebas con nota. ¿Cuántas te sabes?

Infografía del Running: 20 palabras que todo runner debe saber

Las lesiones más habituales al correr

  • Condromalacia (condropatía): Patología debida a la degeneración del cartílago, típicamente el de la rótula (en la rodilla). Se debe principalmente al roce e impacto repetido que se producen por el movimiento que hacemos al correr.
  • Fascitis Plantar: Inflamación del tejido elástico que hay en la planta del pie, desde la base del talón (calcáneo) hasta el metatarso. Se debe principalmente a un exceso de exigencia de esta estructura, por ejemplo por una mala pisada.
  • Tendinitis: Inflamación de algún tendón (lo que une los músculos a las articulaciones), típicamente aquiles, banda iliotibial… Suele provenir por un exceso de exigencia de esa estructura por mala técnica, falta de fortalecimiento o movilidad… En este post descubre cómo prevenir o superar lesiones de Tendón de Aquiles.

Lesiones más habituales al correr

Otras lesiones habituales entre los corredores.

Entrenamientos para runners

  • Fartlek: Tipo de entrenamiento en el que se realizan cambios de ritmo en los que se alternan bloques de mayor esfuerzo con bloques de menor esfuerzo. Se pueden hacer por distancia, tiempo, en pirámide…
  • Entrenamiento Aeróbico: Entrenamiento en el que se trabaja con un nivel de exigencia (ritmo) medio o medio–bajo. Se busca generalmente trabajar la resistencia, el ser capaz de rodar durante más tiempo sin entrar en déficit, sin fatigarse en exceso.
  • Entrenamiento de Series: Entrenamiento en el que se alternan períodos de esfuerzo con períodos de descanso (total o activo). Se aprovechan esos períodos de descanso para recuperar de los exigentes esfuerzos realizados.
  • Carrera Continua: Método de entrenamiento en el que se trabaja de manera sostenida con una misma sensación de esfuerzo, generalmente a ritmos medios o bajos y durante períodos de tiempo o distancia relativamente largos.

Claves para escoger unas zapatillas de running

  • Upper: La “parte de arriba” de las zapatillas donde se encuentran la ojetera (por donde pasan los cordones), collar (lo que hay alrededor del tobillo), contrafuerte (la parte que envuelve al talón)… Es el principal responsable del ajuste y de la transpirabilidad de unas zapatillas.
  • Suela: La “parte de abajo” de las zapatillas, lo que nos mantiene en contacto con el suelo. Generalmente, negra, dura, de cauchos que resisten mucho ante la abrasión del asfalto, rocas… Más o menos taqueada en función del tipo de zapatilla.
  • Mediasuela: La “parte del medio”, generalmente blanca, principal responsable de la amortiguación de las zapatillas. De algún polímero (EVA, TPU…) y suele tener en su interior alguna cápsula de gel, cámara de aire, placa antirrocas….
  • Drop: Diferencia entre la altura medida en el talón y en el antepié. Hace que una zapatilla sea más o menos plana y que permita correr mejor con un tipo de técnica y otro. Por regla general, cuanto más bajo, más facilita la buena técnica pero también es más exigente. Destacar el llamado “zero drop” cuando no hay diferencia en la altura.
  • Tipos de pisada (Pronador, neutro, supinador): En función de cómo evoluciona la dinámica de la pisada desde que se apoya el pie hasta que éste despega. Si rota hacia dentro se denomina “pronadora”, si sigue una trayectoria más o menos recta, “neutra” y si rota hacia fuera, “supinadora”.
  • Zapatillas de Entrenamiento: Zapatillas diseñadas para correr a ritmos medios o bajos, priman la sujeción y durabilidad frente a la ligereza, suelen ser bastante amortiguadas.
  • Zapatillas Voladoras o de Competición: Zapatillas que priman el rendimiento por encima de todo. Suelen ser muy ligeras, bajitas, planitas, con uppers finitos y transpirables, ajustes ceñidos, … Para ritmos rápidos principalmente.
  • Zapatillas Mixtas: Zapatillas a mitad de camino entre las de entrenamiento y las de competición, para cuando necesitamos hacer entrenamientos con rodajes y con series o cambios de ritmo, competiciones de media distancia…

Glosario Runner Tipos de Zapatillas para correr

Descubre más sobre los tipos de zapatillas de running que existen y qué tener en cuenta a lo hora de comprarse unas deportivas para correr.

Nutrición e hidratación al correr

  • Bebida isotónica o de Sales: Bebida diseñada para reponer las sales e iones que perdemos con el sudor durante el ejercicio, generalmente, sodio y potasio. Suelen tener algo de hidratos de carbono, pero no están pensadas como fuente energética.
  • Bebida energética: Bebida que prima la recuperación de la energía que consumimos durante la actividad física. Generalmente combina varios tipos de hidratos de carbono, añade algunas vitaminas y minerales para mantener un correcto equilibrio y favorecer la asimilación de la energía.
  • Bebida proteica: Bebida para realizar un aporte rápido y “limpio” de proteínas en el organismo. Pueden tener un único tipo de proteínas y varios en función de su objetivo (antes, durante o después del ejercicio). Muchas veces las usamos para después del ejercicio, para detener el catabolismo (destrucción) y favorecer el anabolismo (reconstrucción).

Tecnologías y accesorios para correr

  • Pulsómetro – GPS: Dispositivo electrónico, generalmente con forma de reloj, capaz de medir tiempos, pulso (en muñeca o conectado a una banda pectoral) y posicionamiento por GPS. También nos da la posibilidad de obtener infinidad de estadísticas y mediciones (distancia, ritmo…), definir entrenamientos y poder analizar toda esa información desde un ordenador, teléfono, etc.
  • Sistemas de Hidratación: Elementos que nos permiten llevar líquido u otros objetos con nosotros para poder hidratarnos o avituallarnos. Los podemos encontrar en forma de mochilas, cinturones, chalecos, para llevar en la mano. Ideales para entrenamientos largos, competiciones…

 

Descárgate aquí la Infografía del Running: Glosario_runner_running_en_20_claves

¿Qué os ha parecido? ¿Cuántas palabras habéis acertado? Si echáis en falta algún término, no dejéis de compartirlo con nosotros en los comentarios.

Septiembre está a la vuelta de la esquina y con él llega “La Vuelta” en mayúsculas: la vuelta al cole, la vuelta al gimnasio, la vuelta al trabajo… En definitiva la vuelta a la rutina se acerca y con ella muchos de vosotros retomáis el running y las carreras post-oficina, en stand by durante las vacaciones de verano. Por eso queremos recordar algunos consejos para correr de manera eficiente y segura que nos hacen la vida más fácil en carrera y nos ayudan a mejorar de forma continua cada entrenamiento. En esta ocasión lo hacemos de la mano del atleta olímpico español Toni Abadía, campeón de España en los 10.000 metros, que ha grabado un vídeo de claves que todo runner debe tener en cuenta con Cepsa, dentro de su campaña “Verás como vuelves”. Lo compartimos con vosotros y a continuación os dejamos nuestros consejos de running:

 

Consejos para correr más y mejor

  • La importancia del calentamiento:

Si queremos evitar forzar y que el cuerpo se resienta, debemos prepararlo antes de la actividad. Realiza ejercicios de calentamiento y estiramiento suaves que trabajen las puntas de los pies, los talones, empeines… Os animamos a hacer series de 50 metros andando de puntillas, de talones, realizando carreras laterales, zancadas cortas elevando una rodilla y cambiando de pierna, haciendo saltos cortos impulsándonos con los tobillos flexionando lo menos posible las rodillas o practicando shipping normal, por detrás o medio. Los shipping son carreras subiendo las rodillas; es un buen ejercicio de calentamiento tanto para activar la circulación como para reforzar la coordinación o fortalecer el tren inferior. La clave es mantener la cadera elevada y trabajar de forma activa el tobillo.

  • Técnica en carrera:

Cuanto más trabajes tu técnica, mayor control tendrás sobre tus movimientos y cuerpo, evitando molestas lesiones. Durante los primeros minutos en carrera, trota a ritmo suave para calentar la musculatura y aumentar la hiperemia (aumento de sangre). En el vídeo, Toni Abadía subraya la importancia de relajar los hombros, mover de forma fluida los brazos al correr y dar zancadas amplias manteniendo una postura cómoda en la espalda. Te recomendamos echar un vistazo a nuestro post sobre los ejercicios imprescindibles para mejorar la postura corriendo.

  • Usar el equipamiento adecuado:

Es un error pensar eso de “para correr sirve cualquier cosa”, sobre todo si tu nivel de técnica no es el adecuado, en cuyo caso necesitarás zapatillas para correr que cubran tus carencias o limitaciones, digamos. Más allá de la ropa técnica (interesante sobre todo si te lo vas a tomar en serio, de forma que mejore tu ventilación, sujeción, compresión…, y puedas ir optimizando tu carrera); lo primero en lo que te recomendamos invertir es en unas deportivas adecuadas. En este post hablamos sobre los tipos de zapatillas de running que exiten y cuáles tener en cuenta en función de qué buscas y cuáles son tus características. Si en tu caso vas a empezar a correr, te vendrá como anillo al dedo esta información sobre las mejores deportivas para comenzar a correr.

  • Hidratarse:

Como se indica en el vídeo que os mostramos al inicio de este post, “no esperes a tener sed para beber”, esto es un error ya que tener sed no es si no una señal de alerta de nuestro cuerpo para indicarnos que estamos ya bajos de reservas de agua. Una correcta hidratación antes, durante y después de correr es buena para nuestras articulaciones, regula nuestra temperatura corporal (esencial incluso más al correr con calor o en verano), mantiene el equilibrio hidroelectrolítico…

  • La alimentación adecuada:

El objetivo de la alimentación al practicar deporte no sólo pasa por nutrir las células del organismo, sino por garantizar un mantenimiento y desarrollo óptimo, más allá de cubrir el gasto energético producido por ese esfuerzo. Una de las principales fuentes de energía son los hidratos de carbono. En la dieta del deportista se aconseja que un 60 o 70% de las calorías diarias ingeridas procedan de hidratos de carbono. Par saber más, echa un vistazo a este contenido sobre alimentación clave a la hora de hacer deporte.

  • Buena compañía, el poder de la motivación:

Si eres de los que necesita una ayuda adicional para salir a correr, te recomendamos buscar a un compañero/a de carreras, incluso salir a correr en grupo, que ahora está muy de moda, por lo que seguramente lo tendrás más fácil vivas donde vivas para encontrar a los “partners in crime” adecuados. Es importante que tengáis un nivel más o menos igual, aunque no es vital ya que si uno está ligeramente por encima del otro, puede servir de incentivo.

 

Esperamos que estos consejos os vengan para disfrutar al máximo del running. Si en tu caso quieres empezar a correr, te recomendamos leer nuestro post “Empezar a correr desde cero” escrito por nuestros expertos en running. Cualquier duda o pregunta que te surja, no dejes de compartirlas con nosotros en el campo de comentarios, ¡estaremos encantados de asesorarte o darte nuestra opinión! #Challengeyourself

El inicio de verano es sinónimo de tiempo de festivales y con ellos llegan las dudas tipo “qué look de festival me pongo”. Aunque la música sigue siendo la protagonista indiscutible de las próximas semanas, las redes sociales —y concretamente Instagram— han conseguido añadir una buena dosis de postureo a eventos como Coachella o Glastonbury, convirtiéndolos en cita ineludible de celebrities y demás fauna influencer.

Ya no se trata solo de disfrutar de las canciones de tus grupos favoritos y bailar hasta el amanecer: ver y ser visto también forman parte del cóctel.

Cómo elegir el look de festival adecuado

Festivales 2017 Coachella

Aunque cada festival tiene su código de estilo particular, hay tres ingredientes que no fallan a la hora de dar con el outfit perfecto. El primero es anteponer la comodidad ante todo: olvídate de tacones y zapatos incómodos que te hagan pensar en tus pies más de lo estrictamente necesario.

El segundo es valorar la libertad de movimiento: nada de clutches o coquetos bolsos de mano; mejor optar por mochilas y bandoleras que te permitan tener los brazos y las manos libres para saltar, bailar, o sentarte en el suelo de madrugada a comer un perrito caliente con tus amigos.

Festivales 2017

Y el tercer ingrediente que no puede faltar en la receta del outfit perfecto es una pizca de excentricidad: es el momento te atreverse con crop tops, transparencias, coronas de flores, tatuajes temporales y accesorios llamativos que no tienen cabida en nuestros estilismos habituales.

Si aún tienes dudas sobre cuál es el outfit más adecuado para ti elige uno de los tres looks que te propongo y ¡úsalo para inspirarte!

Looks festivaleros para nostálgicos 90

Volver la vista a la década de los noventa es apostar sobre seguro si buscamos una imagen natural, fresca y desenfadada. En este caso el denim será un elemento imprescindible, y qué mejor forma de incluirlo en nuestro estilismo que con unos shorts de talle alto desgastados.

Festivales 2017 - look años 90

Bastará con añadirle una camiseta de algodón sin mangas y dejar todo el protagonismo a los complementos: una práctica riñonera con tachuelas y unas deportivas cool como las Vans Sk8-Hi Reissue con ilustraciones de Snoopy que volverán locos a los más nostálgicos.

Looks festivaleros boho-chic

Los looks de estilo hippie-chic suelen tener muchas adeptas en la mayoría de los festivales favoritos de las celebrities. Nada como un crop top de croché y unos pantalones anchos para conseguir una imagen dulce y femenina. Gafas redondas, sombreros, pulseras y collares infinitos y superpuestos son más que bienvenidos, ya que este estilo perdona los excesos a la hora de lucir accesorios.

Festivales 2017 - look boho chic

La guinda del pastel la ponen una mochila de rafia con asas de cuero y unas alpargatas todoterreno.

Looks festivaleros Athleisure Glam

Si eres de las que no quiere renunciar a un poco de glamour ni siquiera en las circunstancias más adversas, entonces la tendencia athleisure será tu gran aliada para esta temporada de festivales. La combinación de top de lentejuelas con minifalda de cuero es tan atemporal como infalible. Solo tienes que superponer un par de chókers para conseguir la nota sexy perfecta.

Festivales 2017 - look athleisure glam

Una mini mochila metalizada en algún tono llamativo pondrá la nota de color necesaria para que el look resulte actual y juvenil, y estas Reebok plateadas te ayudarán a destrozar cualquier pista de baile que se te ponga por delante sin pestañear siquiera.

¿Con cuál de estos tres looks te quedas?