¡BIENVENIDOS A RUNNICS!

Generic selectors
Coincidencias exactas
Busqueda en Titulo
Busqueda en contenido
Busqueda en Entradas
Busqueda en Paginas
13 Abr 2021
Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

¿Por qué necesitas un frontal?

Autor: Luis Garcia
en Zapatillas Running

No evites los senderos durante la oscuridad de la noche, descubre los frontales trail running y aprovecha la oportunidad de hacer una carrera nocturna emocionante.

Muchos corredores luchan por cumplir sus rutinas de entrenamiento a pesar del tiempo y la estación del año. Cuando las horas de luz son limitadas y las condiciones son húmedas o frías, hay muchos caminos que pueden parecer fuera de tu alcance. Pero esto no es así, tener una linterna frontal recargable para correr cuando no hay luz diurna puede permitirte cumplir con tus objetivos y disfrutar del camino.

Correr con una linterna frontal te ofrece la posibilidad de ver tus senderos de una forma completamente nueva y de inyectar la diversión y el sentido de la aventura que tanto necesitas en tu carrera nocturna.

¿Por qué correr de noche?

Correr por la carretera o en un complejo deportivo es una buena opción para estar en forma, pero para conectar con la naturaleza y disfrutar de una carrera de calidad, dirígete a las trochas. Tus sentidos tienen que trabajar más duro cuando estás corriendo fuera del asfalto por la noche.

Oirás el ruido que generas en el camino con mucha más intensidad y el sonido de la vida silvestre será tu compañero. Es posible que escuches el canto de los búhos, los tejones y los zorros, y tal vez incluso sientas el aleteo de los murciélagos mientras se precipitan y buscan presas entre los árboles por el sendero.

Para esta aventura, los frontales running te permitirán ver directamente todo frente a ti, y te ofrecerá la iluminación ambiental que necesitas para recorrer el camino de forma segura.

En la carrera nocturna, notarás que los estímulos externos se hacen mucho más conscientes, ya que tu instinto te mantendrá alerta ante todo lo que proviene del exterior, haciendo de tu entrenamiento una actividad más gratificante y atractiva.

Al principio, correr senderos por la noche puede no parecer la opción más lógica. Pero hay varias razones por las que elegir salir después de la puesta del sol:

Horarios ocupados: la vida a menudo requiere equilibrar las tareas laborales, los compromisos sociales y las responsabilidades familiares, lo que deja poco tiempo para entrenar en horarios convencionales. Correr después de que los niños se hayan ido a la cama o de que te hayas despedido de tus amigos puede ser la única oportunidad que tengas.

Temperaturas más frías: si vives en un lugar donde el calor abrasador del verano puede ser insoportable, la noche puede ser la única parte del día donde las temperaturas son lo suficientemente frescas como para permitirte correr.

Días cortos: no hay mucha luz durante los meses de invierno, por lo que es posible que tu carrera después del trabajo tenga que ser en la oscuridad.

Es divertido: correr de noche no tiene por qué parecer una tarea ardua. De hecho, salir después del anochecer puede energizar tus carreras y agregar un montón de diversión. Ese mismo sendero antiguo que has recorrido un trillón de veces durante el día puede parecer completamente nuevo por la noche. Mientras estés allí, tómate algo de tiempo para detenerte y admirar tu sombra proyectada por la luna llena o mirar las estrellas (hay aplicaciones gratuitas para teléfonos inteligentes que identificarán constelaciones). Incluso puedes llevar un disco volador iluminado para lanzarlo en un campo con amigos.

Cómo empezar

Cuando corras con una luz frontal, comienza por un sendero que conozcas bien. Entrenar en la oscuridad requiere que explotes tus habilidades y tengas consciencia de tus capacidades, por lo que debes resistir la tentación de explorar demasiado lejos. Pronto verás cómo las rutas habituales y que de día son de fácil recorrido, sugerir el camino equivocado cuando uses la luz de las lámparas. 

También es una buena idea comenzar tus incursiones nocturnas con un amigo o dos, para tener un poco de compañía y tranquilidad adicional. Si comienzas a correr al anochecer, tendrás tiempo para aclimatarte a correr con niveles de luz más bajos; este es también el mejor momento para ver la vida silvestre en movimiento.

Al igual que con todas las carreras de senderos, debes informarle a alguien en qué área correrás y aproximadamente a qué hora esperas regresar. Si te estás aventurando lejos de los caminos más recorridos, asegúrate de usar y / o llevar el equipo adecuado, como ropa según la temperatura y una de las linternas frontales potentes que actualmente están disponibles, que resista las horas que planeas estar activo. Incluso en el caso de un percance, como una caída o esguince, es una buena idea llevar un teléfono, especialmente si estás corriendo solo.

¿Por qué usar un frontal para correr de noche?

Definitivamente vale la pena invertir en una lámpara frontal para correr, considera comprar un frontal de calidad en lugar de una lámpara de trabajo o de campamento para todo uso.

Definitivamente no quieres preocuparte por la duración e intensidad de tu suministro de luz, por lo que debes elegir una lámpara frontal que haya sido diseñada para funcionar en todos los contextos y que no pese demasiado.

Hay muchas otras consideraciones y muchos modelos excelentes para elegir. Por lo tanto, no te quedes atrapado en casa este invierno cuando podrías estar explorando los senderos: correr con una lámpara de cabeza revitalizará tu carrera nocturna y ofrecerá grandes aventuras y experiencias cerca de casa.

Algunos consejos para correr de noche

Tarde o temprano, todo runner tiene que sentirse cómodo entrenando por la noche. Pero debes entender, correr de noche no es solo correr, es una prueba a todos tus sentidos. Ver bien en un sendero puede ser un desafío a menos que tengas las herramientas adecuadas. Te contamos como mejorar tu experiencia:

Lúmenes adecuados

Si alguna vez has investigado sobre frontales, probablemente te hayas encontrado con el término “lúmenes”. Los lúmenes son una medida de la cantidad total de luz visible que emite la lampara. Anteriormente ​conseguir un frontal con buena salida de luz implicaba mucho peso o mucho dinero. 

Actualmente, puedes obtener una luz decente con 100-300 lúmenes que será liviana y tendrá una buena duración de la batería sin ser muy costosa. 

Busca un compañero de carrera

Si eres nuevo en correr de noche, necesitas una lampara frontal y reunirte con un amigo para que aumente tu seguridad, ahuyentar a los animales juntos y ganar luz adicional. 

Si te vas antes del amanecer, un amigo también te ayudará a asegurarte de que te levantarás de la cama. Un beneficio importante y que a menudo se pasa por alto de correr de noche con un compañero es que podrás hacerte una idea de cómo se proyectan las sombras del camino cuando alguien corre detrás o a tu lado.

Conoce tu ruta

Puede ser fácil perderte en la oscuridad, incluso en un sendero en el que has estado varias veces durante las horas del día. Debes mantenerte alerta, con los ojos abiertos para ver las señales del camino y los giros. Si te encuentras en un área desconocida, asegúrate de llevar un mapa y una brújula o un GPS.

Reduce la velocidad

La oscuridad hace que el terreno sea más desafiante, incluso en recorridos que son familiares para ti. Esas rocas y raíces sobre las que saltas fácilmente durante el día pueden ser difíciles de sortear con una iluminación no adecuada, por este motivo es muy importante seleccionar el frontal ideal. Tendrás que reducir la velocidad si tu iluminación no cumple con las condiciones mínimas para garantizar seguridad.

Debes ser visto 

Si parte de tu carrera incluye un tramo en una carretera, asegúrate de ser visible para el tráfico que se aproxima. El uso de un frontal es esencial, esto te distinguirá de un objeto estacionario como una señal de tráfico reflectante. Usar una luz intermitente también es una gran idea. 

Olvídate de los auriculares

Debido a que corres de noche, ya tendrás una visión disminuida, así que ¿por qué reducir también tu audición? Evitar el uso de los auriculares para poder escuchar a otros corredores, la vida silvestre o el tráfico de vehículos que se aproximan.

Lleva un teléfono celular

Si algo sale mal durante una carrera, te sentirás aliviado de tener un teléfono celular para poder hacer una llamada. Ten esto en cuenta: no puedes contar con el servicio de telefonía móvil en todas partes de las montañas.

Prepárate para la vida salvaje

La mayoría de los animales se refugian por la noche y, para aquellos que no lo hacen, es probable que tu sonido corriendo los asuste. Pero, seguramente habrá algunas criaturas curiosas por ahí, así que tienes que estar atento a tu entorno. Investiga un poco sobre los animales que son comunes en el área donde estás corriendo y aprende cómo responder adecuadamente si encuentras uno.

 

La iluminación es una de las consideraciones más importantes para los senderos nocturnos. Si eres un amante del running, seguro que también quieres correr bajo las estrellas. Lo cierto es que el entrenamiento nocturno es una experiencia increíble tanto a nivel físico como mental. Sientes una paz enorme mezclada con una dosis de adrenalina que sube por tu cuerpo. 

Al mismo tiempo, la ausencia de luz aumenta los retos de la actividad: tu percepción del camino se distorsiona, los obstáculos son más difíciles de distinguir y tus ojos tienen que esforzarse más para interpretar el terreno. Por eso, las linternas frontales se han vuelto un elemento esencial a la hora de practicar estas actividades. 

No dudes en adquirir un buen equipo, ¡consigue una buena frontal y experimenta los beneficios de una salida nocturna!

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Generic selectors
Coincidencias exactas
Busqueda en Titulo
Busqueda en contenido
Busqueda en Entradas
Busqueda en Paginas