10 excusas para no correr

5 Jul 2019
Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Conocí al que es ahora mi marido -entrenador personal y dueño del Gimnasio Notoh, que entrena, 6 días de los 7 de la semana, durante 11 meses al año- en una época en la que yo hacía natación 2 veces por semana para mantenerme un poco a tono, pero, poco a poco, lo fui dejando.

Me propuse volver a hacer ejercicio y encontré el plan para empezar a correr desde cero de Runnics. Mi marido ha sido un apoyo constante para conseguir completarlo, aunque no lo ha tenido nada fácil: he usado CIENTOS de justificaciones y excusas para no salir a correr ¡Las mujeres somos muy buenas encontrándolas! He escogido algunas de las más eficaces. Seguro que os suena más de una…

Top 10 de excusas para no correr

1. Hace frío

Esta ha sido mi excusa más usada y, a día de hoy, lo sigue siendo, es la que mejor me funciona.

2. Hace calor

Esta no funciona tan bien como la anterior, pero los días de verano intenso funciona.

3. No quiero madrugar

Por un día a la semana que tengo para descansar, eso de que suene el despertador a las 7h de la mañana para ir a hacer ejercicio, me sienta muy, muy mal. También me ha funcionado, le pongo vocecita de dormida y no me insiste mucho.

4. Tengo el periodo

Al principio me funcionaba, ya no sirve para nada.

5. Me duele un tobillo.

Hace unos meses me torcí un tobillo y me ha estado molestando mucho. Cuando creía que estaba recuperada volvía a entrenar, pero al día siguiente iba coja al trabajo. Esta excusa me ha servido durante 4 meses.

6. Tengo que hacer la comida.

Una excusa muy buena, por que entrenar da hambre y claro, un chico sano como mi marido tiene que cuidarse comiendo alimentos saludables y poca comida rápida. Digo poca, por que de vez en cuando hacemos nuestros excesos…

7. Tengo que limpiar.

Mala excusa por que tengo el resto de la semana para hacer esa tarea, no me suele funcionar muy bien, a no ser que la casa parezca una pocilga y me vea la cara de “maniática de la limpieza”, entonces sí funciona.

8. No puedo seguir tu ritmo corriendo.

Ya no es efectiva, él va a mi ritmo y si yo sólo aguanto 30 min. yo me vuelvo a casa y él se queda sudando un ratito más.

Y las que peor me funcionan:

9. “no tengo tiempo”

Y…

10. “estoy cansada”.

«Correr es regalarme tiempo, reservar un momento del día para mí.»

Pero después de recopilar y usar todas estas excusas para no correr, me he dado cuenta de que la pereza que a veces supone calzarse las zapatillas, no se puede comparar con los beneficios de hacer ejercicio:

  1. La naturaleza. Para mí es una de las mejores cosas que tiene correr, el estar en contacto con la naturaleza. Nosotros tenemos la suerte de vivir enfrente de un pinar, y en alguna ocasión nos hemos cruzado con ardillas y conejos, en otra ocasión vimos un ciervo pero no era en Madrid. Esto no tiene precio y es una maravilla.
  2. Ahora que empieza a hacer buen tiempo vas cogiendo un tono moreno en la piel, así cuando llega la temporada de piscina no tienes ese blanco nuclear de oficina.
  3. Comprarte esas zapatillas de moda, o esa camiseta, o esas cintas de pelo que se llevan ahora… yo ya tengo otra excusa para ir de compras 😉
  4. Poder usar ropa cómoda sin tener que dar ninguna excusa
  5. Hacer algo con mi pareja, aunque sea correr, para mí es un placer y me gusta.
  6. El desestresarme y poder desconectar del resto del mundo durante un tiempo.
  7. Regalarme tiempo, reservar un momento del día para mí.
  8. Ver cómo tus piernas van cogiendo fuerza, y aparece la forma del gemelo. Las botas me siguen quedando enormes, pero ¡ya tengo gemelo!.
  9. Pero, lo mejor de todo para mí, es la liberación de endorfinas que te da esa sensación maravillosa de saber que lo has hecho, que has subido esa “cuesta maldita” sin que se te salga el corazón por la boca, que cada día aguantas un minuto más y corres 100 metros más.
  10. Y la mirada de orgullo de tu familia, reconociendo el esfuerzo que ha sido para ti no poner ninguna excusa y salir a correr.

Así que chicas, de verdad, no lo penséis. Calzáos unas zapatillas de running de mujer -hay modelos para cada tipo de corredora- y salid a correr ¡Todos los comienzos son duros pero merece la pena!
Y, día a día, con cada 100m más que hagáis, notaréis que ya no os falta el oxigeno como antes, ni se os sale el corazón por la boca. Cuando paréis, las piernas os dirán «¿Por qué paras? Nosotras todavía aguantamos 100m más.«

Las Mejores Zapatillas para correr

La New Balance 1500 v4 es la cuarta versión de la zapatilla mixta que ha impresionado a todos los runners por su ligereza (en torno a 230 gramos) y ultra-estabilidad. En la media suela con Revlite, un material de amortiguación con muy buena respuesta, podemos encontrar una estructura hecha de una goma com más densidad para controlar la pronación y sobre todo para dar estabilidad al arco.

Sin embargo, los corredores neutros también podrán utilizar la 1500 v4 sin problemas. El agarre es fabuloso y el ajuste con Fantom Fit muy transpirable y agradable al tacto. Ideal para tus entrenamientos diarios si te gusta el drop natural de 6 mm y hacer segmentos rápidos. Para carreras, la 1500 v4funciona muy bien en largas distancias, sobre todo maratón. Una de las mejores zapatillas del momento.

La Nike Lunarglide 9 tiene un perfil un poco más blando que la 1500, con una amortiguación fundamentalmente basada en Lunarlon. Las transiciónes son suaves y consistentes, con la base más ancha del tobillo y la suavidad sobretodo en el medio de la zapatilla, garantizando que estés siempre centrado. El soporte para el arco del pie es bueno y puedes poner plantillas. La Lunarglide 9 es ideal para la maratón si tu objetivo está entre las 3:30 y las 4 horas o para entrenamientos en ritmos medios.

La Mizuno Wave Inspire 14 viene con un upper completamente renovado en funcionalidad y estilo. Las costuras y adhesivos están mejor colocados para evitar rozaduras en el arco del pie y aportar mayor resistencia a la parte delantera. En el exterior, Mizuno ha añadido revestimientos de mejor calidad y un poco más de brandingEl resultado es una zapatilla más cuidada pero también más pesada. La amortiguación cuenta con la goma U4ic que le da un comportamiento más suave en la carrera. La Mizuno Wave Inspire 14 es una buena elección para aquellos que buscan un equilibrio entre estabilidad y confort.

La Adidas Solar Glide ST 19aporta el StableFrame, un material más firme que se encuentra por debajo del arco del pie. La combinación de Boost y el StableFrame ofrece transiciónes de primera calidad. Por un lado, el Boost aporta más respuesta y retorno de energía, por otro, el StableFrame compensa con estabilidad y consistencia en la pisada.

Cabe destacar también la increíble durabilidad de la suela, gracias a la goma Continental.

Tiene el MEJOR (y mayor) soporte del arco del pie de esta lista, algo evidente a simple vista. La mediasuela que está en contacto con el arco del pie (en torno al 20% de la misma) es más gruesa, haciendo que la transición de pisada del talón al dedo sea especialmente estable. La plantilla también se eleva 2 mm en su punto más alto, para ayudar a colocar correctamente el arco.

Es una zapatilla para pronadores peso mediano o pesado que quieran disfrutar del mejor confort. Un modelo lleno de tecnología, algo que se refleja en el precio. Aún así, la Kayano 25 es la mejor zapatilla del mercado para pronadores moderados, fantástica para pies planos —sobre todo, si el corredor es taloneador— y, por si fuera poco ¡brilla en la oscuridad!

Aunque está clasificada como una “zapatilla para pronadores”, la Transcend 5 también sirve para corredores con pisada neutra porque su control de estabilidad no va más allá de un excepcional soporte para el arco. Su mayor peculiaridad y valor añadido es el acolchado extra que proporciona el calcetín interior con correas de apoyo —justo debajo del arco— que envuelve el pie, proporciona una agradable sensación de confort y eleva el arco.

La New Balance 860 v8 es un valor seguro, un modelo que genera pocas sorpresas edición tras edición, pero que sin duda funciona para corredores pronadores. Es cómoda, fiable y con una mediasuela contundente. En esta versión se ha hecho un poco más blanda, con un pelín más de amortiguación y con una mejora en la transición de la pisada. Es ideal para corredores con pies planos de más de 70 o 75 kilos que quieran una zapatilla fiable y durable para los entrenamientos.

Brooks vende estás zapatillas asegurando que proporcionan “amortiguación, apoyo y estabilidad por partes iguales”. Ofrece una pisada firme y estable, gracias a una maya endurecida en la parte posterior con 4 densidades de espuma unidas sin adhesivos. Puede usarse con plantillas, lo que la convierte en uno de los modelos favoritos entre los pronadores.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *