¡BIENVENIDOS A RUNNICS!

Generic selectors
Coincidencias exactas
Busqueda en Titulo
Busqueda en contenido
Busqueda en Entradas
Busqueda en Paginas
28 Jul 2020
Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Cómo mejorar la recuperación tras una lesión

Autor: Luis
en Zapatillas Running

Las actividades deportivas tienen una exigencia corporal notable. Por ello, la preparación y acondicionamiento físico es crucial para cualquier deporte. Entonces bien, los atletas se someten a entrenamientos de intensidad correspondiente a la disciplina deportiva en la que hacen vida.

Sin embargo, los accidentes son parte del entorno deportivo. Así, un mal movimiento o un evento desafortunado pueden conducir a una lesión que limite la capacidad deportiva del atleta durante un tiempo prudencial.

Por lo general, la gravedad de la lesión es lo que indicará el tiempo de recuperación al que se debe someter el deportista. Se dividen en dos grandes grupos: las lesiones agudas y las lesiones crónicas.

Entonces, las lesiones agudas hacen referencias a aquellas que nacen a partir de un evento casual durante la práctica deportiva. Por ejemplo, un esguince, fractura, distensiones y demás. La forma de identificar este tipo de lesiones es por la aparición de un dolor repentino en la zona afectada, a esto se le suma hinchazón y debilidad.

Por su parte, las lesiones crónicas se relacionan con aquellas que nacen a partir de la práctica deportiva sostenida. Es decir, la recurrencia y molestia las caracteriza, haciéndolas muy incómodas y complicadas para los atletas.

Normalmente, este tipo de lesiones se manifiesta a través dolor local justo cuando se realiza un esfuerzo sobre la zona afectada, dolor leve durante el reposo y, en algunas ocasiones, hinchazón.

En todo caso, sin importar la naturaleza de la lesión, su recuperación es un proceso que conlleva tiempo y disciplina por parte del deportista para conseguir resultados satisfactorios. Así, podrán volver más rápido a la práctica deportiva y retomar el entrenamiento.

Ahora bien, existen distintas formas de hacer la recuperación más eficiente. Es decir, que los tiempos de recuperación se hagan más cortos y la zona afectada sufra el menor daño posible durante todo el proceso.

Beneficios de mejorar la recuperación tras una lesión

Prestarle una atención particular a todo el proceso de recuperación tiene distintos beneficios que se hacen evidentes en la vuelta al deporte por parte del atleta. Entonces, resulta importante repasar algunos de sus efectos positivos para motivar a los deportistas a ser disciplinados con su proceso de recuperación.

Reduce el tiempo de recuperación

Aplicar los métodos de recuperación más adecuados hace que el atleta tenga una recuperación más rápida. De esta forma, perderá menos condiciones deportivas en términos de resistencia pulmonar y fortaleza física.

Además, podrá volver a los entrenamientos más rápido. Esto se traduce en mantener la motivación hacia el deporte intacta, lo que hace que retomar la rutina alrededor del ejercicio sea más sencillo.

Reduce el impacto físico en el deportista

Las lesiones tienen un impacto en la integridad corporal del deportista. Entonces, al usar métodos de recuperación efectivos, este impacto negativo que se genera a partir de la lesión se puede aminorar. Así, el deportista puede volver a su nivel de exigencia de forma más rápida.

No solo eso, también le permite retomar sus condiciones de forma eficiente. Para ello, debe realizar ejercicios que trabajen en su sistema propioceptivo, lo que se traduce en mejorar los reflejos y recuperarse de las pérdidas de estímulos más rápido.

Reduce el impacto psicológico en el deportista

Los deportistas pueden verse afectados a nivel psicológico cuando sufren una lesión. En mucho casos, sienten que no volverán al deporte o no conseguirán el mismo rendimiento que llegaron a tener, también, tienen la sensación de haberse defraudado a sí mismos y lamentarse a partir de un evento desafortunado.

Entonces bien, cuando se usan métodos de recuperación que aceleran la eficiencia del proceso, el impacto psicológico es mucho menor. De esta forma, los deportistas pueden mantener sus ganas de retomar el deporte más vivas, ya que, sienten su regreso más cerca y no se pierden condiciones de forma tan acentuada.

Aspectos a tener en cuenta durante la recuperación

La recuperación de una lesión es un proceso tedioso para el deportista. Por supuesto, necesita de ayuda médica especializada para conseguir los resultados más efectivos en el menor tiempo posible.

Al mismo tiempo, el atleta puede tener varias consideraciones presentes para hacer más llevadera toda la recuperación. Así, se describirán algunos de ellos con la intención de promover la buena recuperación de los deportistas.

Descansar correctamente

El descanso es fundamental para la vida activa de un deportista. Así, en el proceso de recuperación no es la excepción, esta es la forma de que el cuerpo recupere la energía para afrontar todo el camino que implica la recuperación de una lesión.

De esta forma, lo más conveniente es dormir al menos ocho horas al día. Además, es común que en este proceso se sienta la necesidad de tomar siestas por lo agotador que puede resultar, esto es positivo para el cuerpo. En general, se trata de darle al cuerpo el descanso que este demande.

Tener paciencia

El proceso de recuperarse de una lesión tiene muchas implicaciones a nivel físico, lo que repercute en posibles episodios de impaciencia. Es decir, un deportista sentirá el deseo de entrenar lo antes posible porque así es su ritmo cotidiano, haciendo que sea más complicado mantenerse al margen de los deportes.

Entonces bien, resulta muy importante llenarse de paciencia para enfrentarse a un tiempo considerable sin entrenar y no perder los estribos. Solo así, se pueden conseguir resultados excelentes en un corto tiempo.

Cumplir con todas las instrucciones médicas

Los médicos son quienes estarán a cargo de dar las instrucciones que correspondan para conseguir la recuperación más eficiente. Así, los tiempos de reposo, los medicamentos y las recomendaciones generales serán dados por ellos.

Por supuesto, son especialistas de la salud que tienen un amplio conocimiento en su campo correspondiente. Entonces, es esencial mantenerse atento a sus instrucciones y cumplirlas a cabalidad; ya que, un incumplimiento deliberado puede convertirse en una complicación para la lesión, lo que retrasaría el tiempo de recuperación y agravaría la lesión.

Mantenerse enfocado

Una lesión puede significar una desmotivación para los deportistas, haciéndolos dudar de su posible regreso al entrenamiento o sobre la recuperación de sus condiciones físicas. Todo esto, entorpece la recuperación y la hace más complicada para el atleta.

Así, lo más conveniente es dedicarse a mantener la concentración alrededor de la recuperación. En ningún momento se debe perder el objetivo de conseguir la plenitud física, al mantener la meta clara, será más sencillo afrontar todo el reto que representa recuperarse.

Busca distintas opiniones médicas

Las opiniones médicas alrededor de una lesión pueden ser distintas, por lo que resulta ideal consultar varios doctores antes de decidirse a seguir un tratamiento específico. Sin embargo, resulta ideal guiarse por el médico al que se le tenga más confianza o bien, tenga buenas referencias de pacientes previos.

Estrategias nutricionales durante la recuperación tras una lesión

La alimentación es un factor clave en la recuperación de una lesión, por supuesto, es parte de la respuesta a cómo mejorar la recuperación. Entonces, la dieta necesita ciertos cambios para favorecer a la restauración de los tejidos y demás. Al mismo tiempo, no se tendrá el mismo requerimiento calórico porque la actividad deportiva se verá cesada o disminuida.

Entonces bien, hay diferentes formas de mejorar la recuperación a través de la dieta, es un proceso que conlleva tiempo y distintas etapas.

Para comenzar, durante los primeros instantes de la lesión, lo más conveniente es consumir omega 3. Este se puede encontrar en pescados, aguacate y otros alimentos. Esto ayuda a reducir el nivel de inflamación propio de la primera etapa de la lesión.

Luego, en una etapa más avanzada de la recuperación donde se comience con el reposo y la inmovilidad, llega el momento de reducir el consumo de calorías diarias. Sin embargo, el cambio debe ser progresivo porque la restauración del tejido también tiene una demanda calórica importante, pero no comparable con la deportiva.

De hecho, si se realiza una reducción repentina en el consumo de calorías, la consecuencia directa puede ser un atraso en el proceso de recuperación. Así, este cambio debe ser paulatino y supervisado por un nutricionista.

Ahora bien, es ideal reducir el consumo de carbohidratos de forma mínima, ya que, estando en reposo, la demanda de este nutriente no es tan alta. Así, para compensarlo, se aumenta la cantidad de proteínas consumidas a lo largo del día. Además, las proteínas ayudan con la reparación muscular y la restauración de los tejidos afectados.

Asimismo, cuando se está enfrentando la recuperación de una lesión, se fundamental aumentar el consumo de calcio y vitamina D. Ambos tienen un papel importante a nivel nutricional cuando se trata de la recuperación muscular y ósea.

Por ello, es conveniente el consumo de alimentos lácteos, huevos y pescados. También, la exposición al sol durante unos 20 minutos puede producir la vitamina D necesaria para la recuperación. Pero, en caso de que esto no sea una posibilidad, puede obtenerse a través de alimentos.

También, el consumo de antioxidantes es parte de la dieta propia de una recuperación a partir de una lesión. Por lo general, este nutriente se encuentra en frutas y verduras, es decir, las ensaladas son un buen vehículo para los antioxidantes.

Los antioxidantes ayudan con un control metabólico más eficiente en función de las necesidades propias de una recuperación deportiva.

En general, no existe una forma milagrosa de lograr una recuperación deportiva a través de la alimentación. Sin embargo, sí ayuda a reducir los tiempos del proceso y hace que el proceso tenga un impacto menor. Entonces, es conveniente mantener una dieta que se corresponda con todas las exigencias nutricionales propias de la recuperación deportiva.

Métodos de recuperación tras una lesión

Las lesiones tienen distintos métodos de recuperación, por lo general, depende la gravedad y naturaleza de la lesión para determinar cuál es el método más apropiado y efectivo. Actualmente, la tecnología es parte de todo este proceso y lo hace más eficiente. Entonces, se repasarán algunos de los métodos más usados por los especialistas actualmente.

Reposo e inmovilidad

Este es el método más común y recurrente cuando se trata de lesiones musculares leves. El reposo y la inmovilidad ayuda a que el músculo recupere el tejido y las fibras se regeneren progresivamente. Además, no forzarlo hace que se mantenga aliviado de dolor.

Entonces bien, cuando el tratamiento incluye reposo e inmovilidad, es importante cumplirlo a cabalidad para acelerar el proceso de recuperación y ayudar al músculo a sanar de forma eficiente.

Rehabilitación

La rehabilitación es el método de recuperación más efectivo cuando se tratan las lesiones graves, es decir, aquellas en las que la rotura fue profunda y la recuperación necesita más tiempo. Entonces, lo más conveniente es dirigirse a un fisioterapeuta especializado, quien tiene la capacidad de establecer la rutina de ejercicios que ayudarán a la recuperación de la zona afectada en particular.

En general, los ejercicios de rehabilitación buscan ir estirando el tejido que se necesita reparar para hacer que recupere fuerza de forma progresiva. Para muchos, es un método muy efectivo por su versatilidad y comodidad. A grandes rasgos, se trata de un método que necesita de la asistencia de un especialista para que sea efectivo.

Crioterapia

La crioterapia es uno de los métodos de recuperación más actuales, se trata de usar el frio como calmante del dolor, sirviendo para relajar la zona afectada y reducir la inflamación en el músculo. De hecho, los deportistas de alto rendimiento suelen usar este método por su efectividad y rapidez, además, reduce significativamente el dolor cuando se trata de una lesión muscular profunda.                                    

Por supuesto, existen centros de recuperación deportiva donde disponen de cámaras de crioterapia para darle al deportista la mejor atención a su lesión. En todo caso, el tratamiento de una lesión deportiva debe estar supervisado por especialistas de la salud, quienes van dictaminando las instrucciones que correspondan según la gravedad y naturaleza de la lesión.

Por su parte, el compromiso del deportista debe ser cumplir con los ejercicios y el tratamiento asignado en los plazos recomendados. Solo así, tendrán la posibilidad de salir airosos de una lesión deportiva propia de las actividades físicas.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Dejar un comentario

Generic selectors
Coincidencias exactas
Busqueda en Titulo
Busqueda en contenido
Busqueda en Entradas
Busqueda en Paginas