10 consejos para fracasar miserablemente en tu primer maratón

12 Ago 2019
Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Artículos sobre cómo correr los 42.195 metros por primera vez hay miles. Por eso, vamos a hacerlo al revés (con cierto toque de humor).
Ya te enseñamos cómo empezar a correr. Hoy vamos a darte 10 consejos para que fracases en tu primer maratón… si eso es lo que pretendes, claro.

1.- La última semana es la más importante

La semana clave de la preparación es la última. Es en la que hay que meter más carga de kilómetros, hacer algún que otro fartlek…
No hay nada como hacer unas buenas series en la víspera de tu primer maratón. Si puede ser, con pájara incluida. Eso te pondrá a tono para la mañana siguiente.

2.- Ve de más a menos

Un maratón se hace de más a menos, siempre. Corre la primera parte del maratón como si no hubiese una segunda, intentando hacer mejor marca personal. Tus piernas y todo tu cuerpo te lo agradecerán a partir del km 30.

3.- No te fijes un ritmo objetivo

Tú sal a ver qué pasa. Si haces un kilómetro rapidillo, pues eso que te llevas. ¿Te ha salido uno 50 segundos más lento que el anterior? Vaya, seguramente estará mal medido el recorrido. Y sí no, es culpa del último modelo del pulsómetro-GPS que te acabas de comprar.

4.- No desayunes la mañana de la carrera

Durante la carrera no gastarás más energía de lo que gastarías cuidando a tus sobrinos en el Parque de Atracciones, así que no es necesario.
Si tienes hambre cuando te levantes, desayuna algo que nunca hayas tomado antes a esas horas, unos cereales nuevos con dibujos en la caja, unos callos, un polvorón. Sé original.

5.- Llega a la línea de salida 10 minutos antes de que empiece la carrera

En los maratones suele estar todo muy bien planificado, así que encontrar aparcamiento suele ser fácil, la cola del guardarropa se termina en un par de minutos y, si tienes una urgencia de última hora, hay baños móviles de sobra para entrar directamente sin tener que esperar.
Llegando 10 minutos antes del pistoletazo de salida, vas sobrado.
No es necesario que calientes ni que estires. ¿Para qué vas a calentar si luego tienes 42 kilómetros y pico que recorrer? Los que dan vueltas antes de la carrera lo hacen por llamar la atención.

6.- Lleva todo tipo de geles y barritas encima

Cuantos más mejor. Tómate uno cada kilómetro o dos, no vayas a desfallecer.
Pero no bebas agua o bebida isotónica durante el recorrido. La hidratación está sobrevalorada. Si, por lo que sea, tienes que beber, hazlo de golpe, con tragos largos.

7.- Estrena zapatillas y equipación

Unas zapatillas no pueden estrenarse en un entrenamiento, eso es de cutres. Hay que lucirlas por primera vez el día de la carrera, que se enteren todos los demás de qué pasta estás hecho.
Lo importante es el diseño de la zapatilla, todo lo demás es secundario. Cómpratelas justas de talla. Si ves que no te van del todo, te cortas las uñas el día antes.

8.- No hagas ejercicios de fortalecimiento

Fortalecer el cuerpo no es tan importante para un maratón. Lo importante es correr, a ser posible todos los días. Hay que darle caña al cuerpo, aunque no esté acostumbrado a volúmenes de carga tan altos.
Las sentadillas, flexiones, dominadas y demás ejercicios de gimnasio son para culturistas.

9.- Ponte nervioso el día antes

Ponte una película la noche de antes. Ben-Hur, El Señor de los Anillos, Titanic… que no baje de las 3 horas para irte a la cama bien entrada la madrugada.
Si no te va mucho el cine, sal a tomar unas copas por la ciudad y quédate hasta que cierre el pub. Contempla la posibilidad de ir sin dormir a la carrera, el descanso no es tan importante.

10.- Haz lo que sea por acabar

Si ves que no vas a llegar a la meta, ataja unos kilómetros. Total, seguramente nadie se entere y lo importante es llegar y que te den la medalla para poder enseñarla en la oficina el lunes.
Si ves que recortar de golpe varios kilómetros va a ser muy descarado, recorta en las rotondas, en los giros de 90º y en otras partes del recorrido que lo permitan. Aunque no lo parezca, poco a poco estarás sacando unos buenos metros, que sumados, nunca vienen mal para acabar el maratón.

11. No elegir los zapatos adecuados para correr

Si todavía no has conseguido las zapatillas idóneas para correr una maratón no necesitas unas zapatillas que te respondan, con que vayas en chanclas va bien…

Por si no te has dado cuenta este artículo es todo una ironía. Te dejamos las zapatillas perfectas para una primera maratón.

La New Balance 1500 v4 es la cuarta versión de la zapatilla mixta que ha impresionado a todos los runners por su ligereza (en torno a 230 gramos) y ultra-estabilidad. En la media suela con Revlite, un material de amortiguación con muy buena respuesta, podemos encontrar una estructura hecha de una goma com más densidad para controlar la pronación y sobre todo para dar estabilidad al arco.

Sin embargo, los corredores neutros también podrán utilizar la 1500 v4 sin problemas. El agarre es fabuloso y el ajuste con Fantom Fit muy transpirable y agradable al tacto. Ideal para tus entrenamientos diarios si te gusta el drop natural de 6 mm y hacer segmentos rápidos. Para carreras, la 1500 v4funciona muy bien en largas distancias, sobre todo maratón. Una de las mejores zapatillas del momento.

La Nike Lunarglide 9 tiene un perfil un poco más blando que la 1500, con una amortiguación fundamentalmente basada en Lunarlon. Las transiciónes son suaves y consistentes, con la base más ancha del tobillo y la suavidad sobretodo en el medio de la zapatilla, garantizando que estés siempre centrado. El soporte para el arco del pie es bueno y puedes poner plantillas. La Lunarglide 9 es ideal para la maratón si tu objetivo está entre las 3:30 y las 4 horas o para entrenamientos en ritmos medios.

La Mizuno Wave Inspire 14 viene con un upper completamente renovado en funcionalidad y estilo. Las costuras y adhesivos están mejor colocados para evitar rozaduras en el arco del pie y aportar mayor resistencia a la parte delantera. En el exterior, Mizuno ha añadido revestimientos de mejor calidad y un poco más de brandingEl resultado es una zapatilla más cuidada pero también más pesada. La amortiguación cuenta con la goma U4ic que le da un comportamiento más suave en la carrera. La Mizuno Wave Inspire 14 es una buena elección para aquellos que buscan un equilibrio entre estabilidad y confort.

La Adidas Solar Glide ST 19aporta el StableFrame, un material más firme que se encuentra por debajo del arco del pie. La combinación de Boost y el StableFrame ofrece transiciónes de primera calidad. Por un lado, el Boost aporta más respuesta y retorno de energía, por otro, el StableFrame compensa con estabilidad y consistencia en la pisada.

Cabe destacar también la increíble durabilidad de la suela, gracias a la goma Continental.

Tiene el MEJOR (y mayor) soporte del arco del pie de esta lista, algo evidente a simple vista. La mediasuela que está en contacto con el arco del pie (en torno al 20% de la misma) es más gruesa, haciendo que la transición de pisada del talón al dedo sea especialmente estable. La plantilla también se eleva 2 mm en su punto más alto, para ayudar a colocar correctamente el arco.

Es una zapatilla para pronadores peso mediano o pesado que quieran disfrutar del mejor confort. Un modelo lleno de tecnología, algo que se refleja en el precio. Aún así, la Kayano 25 es la mejor zapatilla del mercado para pronadores moderados, fantástica para pies planos —sobre todo, si el corredor es taloneador— y, por si fuera poco ¡brilla en la oscuridad!

Aunque está clasificada como una “zapatilla para pronadores”, la Transcend 5 también sirve para corredores con pisada neutra porque su control de estabilidad no va más allá de un excepcional soporte para el arco. Su mayor peculiaridad y valor añadido es el acolchado extra que proporciona el calcetín interior con correas de apoyo —justo debajo del arco— que envuelve el pie, proporciona una agradable sensación de confort y eleva el arco.

La New Balance 860 v8 es un valor seguro, un modelo que genera pocas sorpresas edición tras edición, pero que sin duda funciona para corredores pronadores. Es cómoda, fiable y con una mediasuela contundente. En esta versión se ha hecho un poco más blanda, con un pelín más de amortiguación y con una mejora en la transición de la pisada. Es ideal para corredores con pies planos de más de 70 o 75 kilos que quieran una zapatilla fiable y durable para los entrenamientos.

Brooks vende estás zapatillas asegurando que proporcionan “amortiguación, apoyo y estabilidad por partes iguales”. Ofrece una pisada firme y estable, gracias a una maya endurecida en la parte posterior con 4 densidades de espuma unidas sin adhesivos. Puede usarse con plantillas, lo que la convierte en uno de los modelos favoritos entre los pronadores.

Nota: si eres de los que quiere acabar su primera maratón, haz lo contrario a lo que acabo de escribir.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *