15 Mar 2019
Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

En primer lugar, sea la prueba que sea, es importante saber cómo estamos físicamente y si realmente estamos preparados para afrontar una prueba deportiva exigente.
Mi primer consejo es hacernos un chequeo general, una analítica y una prueba de esfuerzo, para comprobar que realmente estamos preparados para afrontar determinados entrenamientos y competiciones sin ningún problema.

Buscar un objetivo realista

En segundo lugar, debemos buscar un objetivo realista. Si queremos hacer una triatlón, pero desconocemos esta disciplina, lo aconsejable es empezar con distancias cortas para ver cómo responde nuestro cuerpo ante las tres disciplinas (running, bicicleta y natación) y, sobre todo, en las transiciones, que es el hándicap que tienen las triatlones, a diferencia de las otras disciplinas deportivas.

Crear una rutina de entrenamiento

Una vez tengamos claro cuál va ser nuestro objetivo, debemos empezar a planificar los entrenamientos, es decir, ver cuantos días tenemos para entrenar, saber qué disciplina llevamos mejor o peor, qué nivel que tenemos en cada una, cuál es el tiempo de entrenamiento o si debemos focalizar la atención en aquel deporte que más nos cuesta, por ejemplo. Por ello, es imprescindible crearnos una rutina de entrenamiento con profesionales, para empezar con esta aventura.

Seguir una dieta saludable

Otro consejo es seguir una dieta saludable, ya que una buena alimentación hará que los entrenamientos vayan mejor, que nos sintamos más fuertes y con más ganas de seguir adelante. Además, una buena hidratación y un buen descanso son, también, imprescindibles para poder llevar a cabo una buena preparación.

Ir a ver una triatlón antes de hacerla

Antes de empezar con una triatlón, es recomendable ir a ver una, para conocer cómo funcionan las transiciones, qué material voy a necesitar, cómo son las salidas, conocer el orden de disciplinas, el reglamento, etc. Es normal que, al principio, pueda resultar un tanto estresante, ya que se deben tener en cuenta un montón de cosas (que si las gafas, el gorro, el neopreno, luego lo dejo todo y me tengo que poner el casco, otras gafas, el dorsal, las zapatillas para triatlón…) y será mucho más fácil de entender si lo vemos y nos lo explican, que no esperarnos al día de antes de la triatlón y alcanzar un nivel de estrés tan elevado que al final ni queramos hacer la prueba.

Disfruta de la triatlón

Por último, y, para mí, uno de los más importantes: disfrutar, mantener una buena motivación, ya que sin esto, por muy bien que estemos físicamente y aunque tengamos el mejor material del mundo, si no se disfruta, si no se comparte, no se vive. La ilusión de crecer en este deporte y querer superarse a uno mismo nunca llegará.  

Y no olvides que también necesitas las zapatillas adecuadas por lo que aquí te dejamos unas de las mejores.

La New Balance 1500 v4 es la cuarta versión de la zapatilla mixta que ha impresionado a todos los runners por su ligereza (en torno a 230 gramos) y ultra-estabilidad. En la media suela con Revlite, un material de amortiguación con muy buena respuesta, podemos encontrar una estructura hecha de una goma com más densidad para controlar la pronación y sobre todo para dar estabilidad al arco.

Sin embargo, los corredores neutros también podrán utilizar la 1500 v4 sin problemas. El agarre es fabuloso y el ajuste con Fantom Fit muy transpirable y agradable al tacto. Ideal para tus entrenamientos diarios si te gusta el drop natural de 6 mm y hacer segmentos rápidos. Para carreras, la 1500 v4funciona muy bien en largas distancias, sobre todo maratón. Una de las mejores zapatillas del momento.

La Nike Lunarglide 9 tiene un perfil un poco más blando que la 1500, con una amortiguación fundamentalmente basada en Lunarlon. Las transiciónes son suaves y consistentes, con la base más ancha del tobillo y la suavidad sobretodo en el medio de la zapatilla, garantizando que estés siempre centrado. El soporte para el arco del pie es bueno y puedes poner plantillas. La Lunarglide 9 es ideal para la maratón si tu objetivo está entre las 3:30 y las 4 horas o para entrenamientos en ritmos medios.

La Mizuno Wave Inspire 14 viene con un upper completamente renovado en funcionalidad y estilo. Las costuras y adhesivos están mejor colocados para evitar rozaduras en el arco del pie y aportar mayor resistencia a la parte delantera. En el exterior, Mizuno ha añadido revestimientos de mejor calidad y un poco más de brandingEl resultado es una zapatilla más cuidada pero también más pesada. La amortiguación cuenta con la goma U4ic que le da un comportamiento más suave en la carrera. La Mizuno Wave Inspire 14 es una buena elección para aquellos que buscan un equilibrio entre estabilidad y confort.

La Adidas Solar Glide ST 19aporta el StableFrame, un material más firme que se encuentra por debajo del arco del pie. La combinación de Boost y el StableFrame ofrece transiciónes de primera calidad. Por un lado, el Boost aporta más respuesta y retorno de energía, por otro, el StableFrame compensa con estabilidad y consistencia en la pisada.

Cabe destacar también la increíble durabilidad de la suela, gracias a la goma Continental.

Tiene el MEJOR (y mayor) soporte del arco del pie de esta lista, algo evidente a simple vista. La mediasuela que está en contacto con el arco del pie (en torno al 20% de la misma) es más gruesa, haciendo que la transición de pisada del talón al dedo sea especialmente estable. La plantilla también se eleva 2 mm en su punto más alto, para ayudar a colocar correctamente el arco.

Es una zapatilla para pronadores peso mediano o pesado que quieran disfrutar del mejor confort. Un modelo lleno de tecnología, algo que se refleja en el precio. Aún así, la Kayano 25 es la mejor zapatilla del mercado para pronadores moderados, fantástica para pies planos —sobre todo, si el corredor es taloneador— y, por si fuera poco ¡brilla en la oscuridad!

Aunque está clasificada como una “zapatilla para pronadores”, la Transcend 5 también sirve para corredores con pisada neutra porque su control de estabilidad no va más allá de un excepcional soporte para el arco. Su mayor peculiaridad y valor añadido es el acolchado extra que proporciona el calcetín interior con correas de apoyo —justo debajo del arco— que envuelve el pie, proporciona una agradable sensación de confort y eleva el arco.

La New Balance 860 v8 es un valor seguro, un modelo que genera pocas sorpresas edición tras edición, pero que sin duda funciona para corredores pronadores. Es cómoda, fiable y con una mediasuela contundente. En esta versión se ha hecho un poco más blanda, con un pelín más de amortiguación y con una mejora en la transición de la pisada. Es ideal para corredores con pies planos de más de 70 o 75 kilos que quieran una zapatilla fiable y durable para los entrenamientos.

Brooks vende estás zapatillas asegurando que proporcionan “amortiguación, apoyo y estabilidad por partes iguales”. Ofrece una pisada firme y estable, gracias a una maya endurecida en la parte posterior con 4 densidades de espuma unidas sin adhesivos. Puede usarse con plantillas, lo que la convierte en uno de los modelos favoritos entre los pronadores.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
Powered by