Novedades en zapatillas para correr de otoño – invierno 2018

Con octubre ya en el calendario, tenemos prácticamente todas las novedades de otoño – invierno 2018 en las tiendas de running, por lo que podemos hacer un repaso a los principales modelos nuevos o renovaciones que nos vamos encontrar en los catálogos de las principales marcas y los cambios que traen estas zapatillas.
¡Vamos allá!

Mizuno Wave Rider 22


La Rider es toda una institución dentro de la marca japonesa y una de las zapatillas más populares del mercado. Este modelo de gama alta para corredores neutros es ideal para los que estén buscando algo de chispa en los entrenamientos, una respuesta que cuesta más encontrar con las Mizuno Wave Ultima o las Mizuno Wave Sky.
En esta 22ª versión que ya podemos encontrar en las tiendas, la Rider es un poco continuista, aunque los pequeños cambios que se han hecho la han convertido en la mejor Rider de la historia. Es un poco más blanda que su predecesora, pero también amortigua más a raíz de los cambios que se han realizado sobre la mediasuela.
También se ha modificado la geometría y el relieve de la suela, dando un plus de fiabilidad y durabilidad a la zapatilla. Además, también es más cómoda por los retoques que se han introducido en el upper.
Sin duda, la Mizuno Wave Rider 22 seguirá haciendo las delicias de los que quieran un valor seguro para rodar hasta 4:15/km en los rodajes del día a día o en entrenamientos de series.

Skechers GOrun 6


Las Skechers GOrun son unas de las zapatillas más cómodas que existen, de ahí que las recomendemos habitualmente como la zapatilla perfecta para caminar, donde la amortiguación y otros aspectos quedan en un segundo plano.
La sexta versión de las GOrun no decepciona en este aspecto y va a ser comodísima desde la primera puesta. Se ha renovado el upper y ahora es tipo knit (GOknit), lo que la hace más fácil de calzar y le da un plus de confortabilidad, aunque hace que pierda soporte y que el talón se mueva demasiado cuando el terreno se vuelve irregular o los ritmos son vivos, por lo que se convierte en un modelo menos polivalente que el de la edición del año pasado.
La Skechers GOrun 6 sigue incorporando la tecnología M Strike, que ayuda a que el corredor aterrice de mediopié, pero es mucho menos agresivo que en las primeras versiones de hace ya unos años. La amortiguación tiene un poco más de respuesta y firmeza, con un tacto muy agradable.

Brooks Levitate 2


Las Brooks Levitate fueron una revolución el año pasado y ahora vuelven para renovarse. Este modelo de entrenamiento ligero incorpora lo mejorcito de Brooks, siendo una zapatilla muy cómoda y amortiguada a la que se le puede poner a 3:45 o 4:00/km y te los aguanta sin problemas.
Forma parte del segmento de zapatillas de entrenamiento ligero, es decir, que sirven para el grueso de los kilómetros que hacemos rodando, pero que tienen un plus de reactividad para cuando se quieren hacer ritmos más vivos.
La mediasuela y suela se han mantenido intactas en esta segunda versión y los cambios importantes vienen en el upper, donde se ha incorporado el FitKnit para mejorar el ajuste, la comodidad y dar un plus de estabilidad.
Es una de las zapatillas más versátiles del mercado, tanto que puede servir como zapatilla única para el que tiene cierto nivel y está pensando en alternar unas mixtas o voladoras con unas de entrenamiento. Con las Levitate quizá sólo necesite un par.

 

Asics Gel Dynaflyte 3


Las Asics Gel Dynaflyte 3 son similares a las Levitate en cuanto a usuario tipo, es decir, se trata de una zapatilla de entrenamiento ligero, ideal para corredores neutros que quieran unas zapatillas rápidas para los rodajes y también para carreras.
Con 8 milímetros de drop, los cambios en esta versión se centran en el upper y en la suela para mejorar el ajuste y la durabilidad. Siguen siendo ideales para aquellos que quieran una zapatilla única para todo, siempre que los ritmos estén preferiblemente por debajo de 5:30/km; por debajo van a aguantar con solidez hasta 3:45/km.
En definitiva, se trata de una zapatilla muy versátil, ligera y con un ajuste y transpirabilidad que las hace comodísimas. Su gran «pero» sigue estando en el precio oficial, pero considerando la calidad que tenemos ante nosotros, tampoco podíamos esperar mucho menos.

New Balance FuelCell Impulse


De vez en cuando, alguna de las marcas punteras sacan un modelo que, si bien seguramente no sean un éxito en ventas, no deja indiferente a los que trabajamos en el día a día con zapatillas para correr. Pasó con la Metarun de Asics, por ejemplo, y New Balance lo ha hecho con la FuelCell Impulse.
Este modelo es muy particular y se nota desde la primera puesta, ya que no se parece a casi nada de lo que se ha hecho hasta ahora. Son unas zapatillas rápidas, ágiles y optimizadas para la pista — no lo parece bien la foto, ¿verdad? —, con un agarre brutal. Sin embargo, tampoco se pueden considerar unas voladoras radicales, ya que se puede rodar con ellas por debajo de 4:20/km; eso sí, sólo si se tiene una técnica de carrera más que decente.
Así que la FuelCell Impulse es una zapatilla que no está hecha para todo el mundo: se necesita correr bien y a determinados ritmos, pero para el que pueda utilizarla, se va a encontrar un modelo diferente que va a disfrutar muchísimo.

adidas Boston Boost 7


La Boston Boost 7 lleva anunciada desde hace muchos meses, pero es ahora cuando se va a poder empezar a encontrar ya en casi todas las tiendas.
Yo creo que no sorprendo a nadie si digo que la Boston es de las mejores zapatillas mixtas para correr que existen. Es un modelo perfecto para atacar, por ejemplo, las 3 horas en la maratón o 1h30 en media: una zapatilla rápida, con respuesta, pero con cierta amortiguación para que muchos tipos de corredores puedan calzarla.
En la séptima versión, la Boston mantiene la misma suela y mediasuela de la anterior edición, ya que eran prácticamente perfectas y no necesitaban ser retocadas. El upper sí que ha recibido cambios y ahora es más transpirable y se ha mejorado el ajuste. También se ha reforzado la zona del Aquiles para que quede más protegido y sea por tanto más estable.
El que haya probado alguna vez la Boston sabrá que es una gran zapatilla, pero todo aquel que quiera probar un modelo un poco más rápido al que están acostumbrados, encontrará en la Boston un valor seguro en cuanto a calidad y rendimiento.

Saucony Freedom ISO 2


La Freedom ISO ha sido una de las zapatillas más esperadas de los últimos años, ya que Saucony anunció que estaba trabajando en ella con mucha antelación y, por tanto, cuando vio la luz en 2017, nos tenía a todos con muchas ganas de probarla. El resultado fue excelente, con una primera versión muy pulida; se notaba que Saucony había invertido muchos recursos y horas de trabajo en ella.
La renovación de las Freedom ISO llega ahora a las tiendas, con una segunda versión en la que se ha mejorado uno de los pocos aspectos mejorables de sus predecesoras: la estabilidad. La mediasuela sigue siendo de 100% EVERUN y se ha modificado el diseño de la horma para que haya algo más de apoyo lateral, mejorando así la estabilidad de la zapatilla.
Continúa con una suela de Crystal Rubber que proporciona un gran agarre y con el ISOFIT integrado en el upper, lo que la convierte en una zapatilla comodísima (posiblemente las más cómodas ahora mismo del mercado de zapatillas para correr).
Siguen siendo unas zapatillas de entrenamiento neutras, ligeras, ágiles y con mucha amortiguación. Ideales para los que quieran comodidad y un modelo ligero para rodar por encima de 3:45/km en los entrenamientos del día a día.

Mizuno Wave Sky 2


La Sky está de vuelta con esta segunda versión. Es una de las zapatillas más amortiguadas del mercado, con una mediasuela contundente que hace las delicias de los corredores que buscan una berlina pura, una zapatilla de entrenamiento para hacer muchos kilómetros cuando el ritmo no es muy exigente.
Es ideal como zapatilla para caminar también, sobre todo para los que tienen un peso medio-alto.
A pesar de la fama que tiene Mizuno de hacer zapatillas duras, la amortiguación de la Sky 2 es blanda y abundante, tanta que se nota en cuanto das unos pasos. La suela está hecha para durar y la comodidad es uno de sus puntos fuertes.
Además, a pesar de que se trata de una zapatilla para corredores neutros, es tan estable que hasta los corredores pronadores la podrán utilizar con garantías.

New Balance Fresh Foam Vongo v3


Las Vongo v3 poco tienen que ver con sus predecesoras, ya que han sufrido cambios importantes en todas sus partes. Pero siguen siendo unas zapatillas con soporte, una de las mejores que hay en la actualidad, ya que son muy polivalentes en cuanto a ritmos y se pueden utilizar tanto para los rodajes del día a día (si se tiene una técnica de carrera decente) como para entrenamientos de series o carreras con ritmos en torno a 4:00/km.
La sensación de estabilidad de la Vongo v3 se nota desde la primera puesta, pero ésta no es nada intrusiva, por lo que corredores neutros la podrán utilizar sin problemas, sobre todo en distancias largas en las que la pisada tiende a cansarse (es ideal para maratones, por ejemplo).
Es una zapatilla muy cómoda y con un agarre exquisito. El upper es lo que más se ha modificado: ahora es tipo botín, con una rejilla de doble capa muy suave con una malla de resina que recubre el mediopié, mejorando así el ajuste y la transpirabilidad.
Todos los corredores que quieran un modelo amortiguado, con soporte, estable y al mismo tiempo ágil podrán considerar a la Vongo v3 como su compañera perfecta para las «batallas».

Saucony Kinvara 9


Parece mentira lo rápido que pasa el tiempo, pero ya tenemos aquí la novena versión de la Kinvara, una zapatilla que ha cambiado mucho con el paso de los años pero que sigue conservando la misma filosofía: una zapatilla rápida que permita al corredor notar la pisada en cada zancada. De hecho, fue la primera de un segmento que ahora está plagado de grandes modelos, la categoría de natural running.
La Kinvara 9 es una zapatilla mixta, ideal para entrenar y competir por encima de 3:45/km. En la mediasuela se ha preferido mantener el EVA+ y no pasar al 100% EVERUN que hemos visto en otros modelos de la marca fundada en Pennsylvania. El agarre sigue siendo brutal y el upper de esta versión se ha mejorado mucho para que sea una zapatilla más suave y agradable, con una adaptabilidad muy buena.
Ante nosotros tenemos una zapatilla de apenas 215 gramos que sirve para rodajes y entrenamientos de todo tipo, perfectas para un maratón sub 3 horas o una media en torno a 1h30, ágiles, rápidas y, al mismo tiempo, con una amortiguación que enamora desde la primera salida. El que la haya probado sabe perfectamente a lo que me refiero.

 
¿Qué os parece esta selección de novedades? Por supuesto, hay muchas más. Para verlas, no tenéis mar que ver todo el catálogo de zapatillas running que hay en Runnics.
 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *