12 Sep 2019
Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Las 6 zapatillas para correr con más amortiguación

Autor: Salva Portillo
en Zapatillas Running

Algunos corredores necesitan mucha amortiguación. Bien sea por sus características fisiológicas o porque aún no tienen una correcta técnica de carrera.
Esa amortiguación extra bajo los pies les ayudará a que los entrenamientos sean menos agresivos para sus extremidadades. En este artículo vamos a dar un repaso a las zapatillas para correr con más amortiguación que hay ahora mismo en el mercado de zapatillas para correr.
Son modelos recomedados para ritmos de entrenamiento superiores a 5:00/km y para corredores con peso por encima de los 90-95 kilos en hombres y 75-80 kg en mujeres -ya sea por sobrepeso o por altura- independientemente de su ritmo.

La Asics Gel Kinsei 6 es la zapatilla más amortiguada de Asics. Es un buque, una de esas zapatillas que a las marcas les gusta fabricar para desplegar todas sus tecnologías.
La cantidad de amortiguación que tiene sólo la hace apta para corredores por encima de 95 kilos o corredoras que pesen más de 80 kilos. Los corredores de menor peso podrán utilizar la Asics Gel Nimbus 19 o la Asics Gel Kayano 23.
No es una zapatilla para correr rápido, sino una pura de entrenamiento para ritmos más lentos de 5:30/km. Aunque siempre se puede ir más rápido, sólo que no será la zapatilla ideal.
No es el top de ventas de la marca, ni mucho menos, pero puede ser el modelo ideal para gente de peso elevado que quiere empezar a correr.

La Ultra Boost se lanzó a principios de año como «la mejor zapatilla del mundo», una afirmación un poco arriesgada pero que no ha sido un lastre para una zapatilla que está dando muy buenos resultados para corredores por encima de 85 kilos que quieren mucha amortiguación, proporcionada en parte por su mediasuela 100% Boost.
Es una zapatilla muy cómoda, estable y con buen ajuste. Un modelo perfecto para entrenar en el día a día y echarle muchos kilómetros.

Como pasa con la Kinsei en Asics, la Prophecy 5 es la zapatilla más amortiguada dentro de Mizuno y con todas las tecnologías de la marca japonesa.
Con un peso elevado (354 gramos) y su extrema amortiguación, serán los corredores de más de 90 kilos los que puedan sacarle todo el partido.
Aunque está diseñada para corredores neutros, los supinadores o pronadores leves podrán utilizarla sin problemas. Además, por la anchura de su horma, se puede utilizar con plantillas. Un modelo estable, cómodo y tiene los mejores materiales de Mizuno.

Dentro de Brooks, la Glycerin 14 no es la zapatilla más amortiguada, seguramente lo sea la Brooks Beast. Sin embargo, como la Beast sólo sirve para corredores que necesitan mucho soporte para la pronación, la descartaremos. Si estás en ese caso, ve a por ellas.
La Glycerin 13 es la estrella de la marca y una de las mejores zapatillas neutras de entrenamiento. Un modelo perfecto para corredores de más de 80 kilos pero preferiblemente por debajo de los 95-100 kg.
Permite ritmos más vivos que las zapatillas anteriores, ya que se puede rodar con ellas sin problemas a 4:30/km. Aún así tiene mucha amortiguación y no será ideal para hacer marca personal en carreras.
Estable, cómoda y con un ajuste exquisito. Muy recomendable si el peso no es elevadísimo y te gusta correr con mucha amortiguación.

Como pasa con la Glycerin 14, la Vomero no es de las más amortiguadas del listado, pero es perfecta para corredores que pesen más de 75 kilos y menos de 95-100 kg.
Es una zapatilla muy amortiguada y con el tacto blando característico de las zapatillas para correr de Nike. Algo que todo corredor debe probar al menos una vez en la vida.
Servirá para entrenar por encima de 4:30/km y, aunque en la versión de este año es más ligera y algo más agresiva, sigue siendo una zapatilla para corredores de peso medio-alto.

Terminamos con la que aparentemente tiene menos amortiguación del listado pero, en cambio, una vez puesta, la sensación es la contraria.
La Zealot ISO es una zapatilla maximalista, es decir, muy amortiguada y con un perfil alto, pero con un drop de apenas 4 milímetros.
Tiene ese tacto blando en la pisada que le gusta a tanta gente, pero al mismo tiempo es bastante rápida, así que servirá para entrenamientos o carreras en las que se vaya hasta 4:00/km.
Es una zapatilla terriblemente cómoda y estable. Incorpora las últimas tecnologías de Saucony y sólo pesa 235 gramos. La podrán utilizar los corredores de más de 75 kilos, pero preferiblemente los que pesen por encima de 80-85 kg.

Ésta es la selección de zapatillas para correr con más amortiguación que hemos hecho. Recalcar que son modelos hechos para corredores de peso elevado.
Un corredor de 70 kilos que elija una de éstas porque quiera mucha amortiguación verá penalizado su rendimiento, ya que con ese peso no se «moverá» la amortiguación y tendrá la sensación de correr sobre dos ladrillos duros 🙂
¿Has probado alguna de estas zapatillas? Puedes dejarnos un comentario en esta página o en nuestro awesómico Consultorio¡Será un placer hablar contigo!

ARTÍCULOS RELACIONADOS