Zapatillas de Skechers: el crecimiento de una marca joven

Skechers es de esas marcas “nuevas”, entre comillas porque se fundó en 1992, pero joven si la comparamos con otras marcas mucho más longevas.

La historia de la marca es de película. El fundador Robert Greenberg tenía a sus espaldas 30 años de experiencia en el sector, siendo uno de los fundadores de L.A. Gear, una de las marcas más utilizadas por las mujeres en los 80. En 1992 los resultados de la compañía no fueron los esperados y el consejo de administración despidió a Robert y a su hijo de la empresa.

“¿Qué hacemos? Pues empecemos otra empresa”. En principio Skechers iba a ser la distribuidora de la marca Dr. Martens, pero en menos de un año Greenberg ya estaba diseñando y haciendo prototipos de una nueva zapatilla casual, pensada para el día a día.

Mientras tanto, la compañía iba sumando otras marcas a su distribución (Cross Colours y Karl Kani) para generar ingresos. Y en 1993, sólo un año y unos meses después de fundar la empresa, Skechers veía la luz con su primer modelo, “Chrome Dome“. Un éxito absoluto.

Hoy, 23 años después, Skechers es una de las marcas más conocidas a nivel mundial y ya no sólo se dedica a zapatillas casual, ni siquiera fitness (que sigue siendo su foco principal), sino también a zapatillas para correr con su línea GOrun. Es la segunda marca de calzado deportivo en USA ahora mismo (y cuidado con Under Armour). La primera es la que seguramente estáis pensando.

GOrun

La línea GOrun ve la luz hace apenas 4 años. Antes hubo algunos intentos por parte de la marca de hacer una línea para correr, sin mucho éxito hasta entonces.

La primera iteración de la línea GOrun tuvo 3 modelos: GOrun como zapatilla de natural running, GOrun Ride como zapatilla con algo más de chicha y la GOrun Speed como voladora, para series y carreras. A pesar de las diferencias en amortiguación y rigidez, los tres modelos se acercaban bastante a lo que por entonces se entendía como natural running. Todas tenían esa curvatura en el mediopié, característica de Skechers.

M-Strike

Como decía, si hay algo que defina a las Skechers es esa curvatura que vemos, causada por el M-Strike, la tecnología que la marca utiliza para favorecer la técnica del corredor.

La marca cree que talonear en la pisada es la causante de la mayoría de las lesiones de los corredores (tampoco les falta razón) y que otra manera de mejorar la técnica, aparte de trabajarla específicamente con ejercicios, es cambiando el diseño de la zapatilla para, de alguna manera, forzar a que el corredor pise de mediopié o antepié.

En las primeras versiones de la línea, el M-Strike generaba una curvatura muy acusada, tanta que parecía darle demasiado volumen a la zona media de la zapatilla y no era del todo agradable en la primera puesta en tienda. Ahora se asimila a una zapatilla convencional y, a pesar de que el M-Strike sigue haciendo lo que debe, ya no son tan toscas en la primera calzada.

Además, la tecnología ha evolucionado mucho y ha mejorado la estabilidad de los modelos. La transición de las zapatillas de la línea es exquisita, seguramente el punto más destacable de ellas. Son versátiles, aptas para distintos usos y un rango amplio de corredores (diferentes pesos, técnicas, ritmos…).

En definitiva, en apenas unos años se han puesto a la altura de las marcas que llevaban décadas diseñando zapatillas para correr.

¿Y lo del precio?

A día de hoy algunos siguen viendo a Skechers como marca low-cost por el precio que tienen. Y sí, si nos ceñimos al precio lo son. Si hablamos de calidad, no.

Quizá en las primeras y segundas versiones de sus modelos sí que estaban un peldaño por debajo de sus competidoras en otras marcas y se podía justificar el precio reducido. Desde el salto de calidad que los modelos dieron en la tercera versión, la marca se ha posicionado como una excelente opción para aquellos que tienen un presupuesto más ajustado, pero también para el que quiere probar algo de una calidad altísima y no quiere gastarse más de 90-100 €.

Sus principales modelos siguen fijando el PVP en 90-100 €, por lo que no es raro verlas por 50 y 60 € en épocas de descuentos.

Zapatillas Skechers

La línea GOrun sigue siendo bastante reducida. En 2015 vieron la luz un par de modelos nuevos, pero el núcleo sigue estando formado por la GOrun, GOrun Ride y GOmeb Speed.

Vamos a dar un repaso rápido a la línea.

Skechers GOrun 4

skechers-gorun-4-sorteo

Es la más minimalista de la línea GOrun. Son muy ligeras (200 gramos), increíblemente flexibles y con un perfil bajito.

Es una zapatilla comodísima, de las que más de todo el mercado de zapatillas para correr. Tiene ese tacto blandito en la pisada que la hace muy agradable en la primera puesta.

Tampoco es que sea una minimalista pura, ni mucho menos, sino que se asemeja más a lo que hoy llamamos “natural running“.

Son ideales para mejorar tu técnica de carrera y para la transición desde zapatillas amortiguadas a zapatillas minimalistas.

Skechers GOrun Ride 4

Skechers-GoRun-Ride-4

Ojo, no confundir con la GOrun a secas. Ésta lleva el “Ride”, precisamente porque es la zapatilla para rodajes de Skechers.

Sigue siendo bastante ligera para ser una zapatilla de entrenamiento (220 gramos) y tiene sólo 4 milímetros de drop, pero tiene más amortiguación que la anterior.

Son también muy cómodas y versátiles en cuanto a ritmos y pesos. Son ideales para rodar a ritmos vivos aunque mejor si son por encima de 3:45-4:00/km y se tiene ya cierta experiencia corriendo.

Skechers GOrun Strada

skechers-gorun-strada

La Strada es la primera zapatilla de Skechers que se sale de lo que nos tiene habituados.

Es el primer modelo con una amortiguación considerable y que se acerca a lo que entendemos por zapatilla amortiguada o convencional. Además, tiene 8 milímetros de drop, el doble que toda su línea.

La Strada es muy estable, también cómoda y el upper no tiene costuras. Para ser una primera versión (vio la luz en este 2015), está muy conseguida y tiene una muy buena relación calidad / precio

Skechers GOrun Ultra Road

skechers-gorun-ultra-road

Vieron la luz hace apenas unas semanas y abren un nuevo segmento en Skechers, el de zapatillas maximalistas.

No son unas zapatillas para todos los públicos, sino para los que les guste correr con muchísima amortiguación, poco drop y un perfil muy alto. Sí, algo similar a las HOKA ONE ONE.

Tiene una horma bastante ancha y, a pesar de que es una zapatilla lenta por las características que tiene, se puede llegar a rodar a 4:00/km con ella sin problemas.

Otra zapatilla cómoda de Skechers con unos materiales envidiables y a precio bajo.

Skechers GOmeb Speed 3

skechers-gomeb-speed-3-runnics

La GOmeb Speed 3 es la zapatilla de competición de Skechers. Está diseñada siguiendo las directrices del maratoniano Meb Keflezighi, ganador del Maratón de Nueva York 2009 y ganador del Maratón de Boston 2014.

Es una voladora, pero no muy agresiva. Deja de lado la flexibilidad de los otros modelos de la marca para crear ese “efecto catapulta” característico de las zapatillas de este tipo.

Con un perfil muy bajo y apenas amortiguación, son ideales para ir por debajo de 4:00/km en días de series y en carreras.

¿Habéis utilizado alguna zapatilla de la marca? ¿Cuáles? Puedes dejarnos un comentario en esta página o en nuestro siempre interesante Consultorio de Running ¡Será un placer ayudarte!